11-12-2019 / 15:01 h EFE

La Audiencia Provincial de León ha confirmado el auto de imputación dictado por el Juzgado de Instrucción 4 de León, que investiga el accidente ocurrido en 2013 en una mina de Pola de Gordón, en el que perdieron la vida seis mineros, lo que permite dar por concluida la investigación.

Según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL), la resolución de la Audiencia rechaza el recurso interpuesto por tres víctimas que sobrevivieron al accidente, último trámite pendiente de resolución.

El Juzgado ya ha remitido la causa para que, por orden de reparto, sea asignada a un Juzgado de lo Penal, órgano competente para la celebración del juicio.

La titular del Juzgado de instrucción número 4 de León había imputado a la cúpula directiva de la empresa minera Hullera Vasco Leonesa (HVL) por el accidente ocurrido el 28 de octubre de 2013 en el que perdieron la vida seis mineros y otros cinco resultaron heridos en el interior del pozo Emilio, en Llombera de Gordón (León).

La jueza emitió un auto en el que resolvía la imputación de dieciséis personas como supuestas responsables de seis delitos de homicidio con imprudencia grave y ocho de lesiones por imprudencia.

Entre los investigados se encuentran el que fuera presidente de la empresa, Antonio del Valle, así como los entonces vicepresidente y consejero delegado, Arturo del Valle, vocal de la compañía Aurelio del Valle, el director general, Mario Calvo, y el responsable facultativo del Grupo Tabliza, Jose Eliseo Solís.

También están imputados cinco ingenieros de minas que en el momento del accidente ocupaban los cargos del jefe y subjefe de Tabliza y responsables del servicio de prevención de riesgos, seguridad y salvamento.

Igualmente, la jueza imputa a cinco vigilantes de seguridad, al delegado minero de seguridad y a la Hullera Vasco Leonesa como responsables civiles subsidiarios y directos, respectivamente.

Según el auto judicial, todos los imputados tenían la obligación de facilitar a los trabajadores las medidas de seguridad necesarias que hubieran evitado el accidente, pero ninguno de los dieciséis imputados hizo nada para variar la forma de explotación, paralizar el tajo e impedir el acceso de los trabajadores.

Advierte de que se estaba trabajando en condiciones muy peligrosas y sin las adecuadas medidas de seguridad, lo que ponía en grave peligro la integridad física de los trabajadores.

El proceso judicial se abrió tras la querella presentada por las familias de las víctimas y por los trabajadores que resultaron heridos en el siniestro.

En el accidente murieron Carlos Pérez, Manuel Moure, Antonio Blanco, Orlando González, José Luis Arias y Roberto Álvarez, de entre 35 y 45 años.

El accidente se produjo cuando los seis mineros se encontraban realizando labores de picado en el macizo siete de la séptima galería de la explotación de Tabliza y se toparon con una bolsa de gas grisú que en cuestión de segundos inundó el recinto y acabó con la vida de los trabajadores.

El informe de la comisión que investigó el accidente concluyó tras meses de trabajos que lo ocurrido en el pozo de la Hullera Vasco Leonesa fue una "imprevisible fuga" de gas grisú que por su intensidad y volumen resultó determinante y fatal para seis de los trabajadores que se encontraban en el macizo séptimo.

Este informe fue apoyado durante su declaración en el juzgado el pasado 29 de julio de 2015 por el presidente de La Hullera Vasco-Leonesa, Antonio del Valle, quien mantuvo la versión oficial de la compañía de que las causas que provocaron el accidente fue "totalmente impredecible" y aseguró que la explotación contaba con medias de seguridad adecuadas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD