19-12-2019 / 18:00 h EFE

El puerto de Pasaia (Gipuzkoa) ha presentado este jueves las conclusiones de un estudio de mejora operativa del puerto, un plan que permitiría aumentar el tráfico de mercancías hasta 5 millones de toneladas anuales, además de posibilitar el paso a barcos de hasta 170 metros de eslora.

Los máximos responsables de la Autoridad Portuaria de Pasaia han dado a conocer a los medios informativos el contenido del estudio, adjudicado por concurso a las consultoras Acciona ALG y Siport21, tras haber dado cuenta de él a los miembros del Consejo de Administración de la dársena guipuzcoana.

La elaboración de este informe es consecuencia de la importancia que tiene adaptar el puerto a las necesidades de mercado, han explicado en rueda de prensa el presidente de la Autoridad Portuaria, Félix Garciandia, y el jefe de Servicios e Infraestructuras del puerto, David Candelario.

Su propósito es llevar a cabo esta mejora en los próximos seis años y medio, de forma que la renovación fuera una realidad en 2027 cuando se cumplirá el centenario de la Autoridad Portuaria. El coste, según una previsión "conservadora", es de 23 millones de euros.

"La buena noticia", según Garcianadia, es que el puerto tiene "capacidad financiera" para ejecutar el proyecto en ese plazo, pues podría hacerlo con recursos propios en un 40 % y ajenos, a devolver en diez años, en un 60 %, cifras previstas para el "peor" de los escenarios.

Las acciones principales pasan por poner fin a las limitaciones que ahora tiene el puerto para acoger buques con una eslora superior a los 150 metros en cualquier momento del día -pueden entrar de 185 pero únicamente en las dos horas anteriores y posteriores a la pleamar-.

El puerto podría ganar "mucha operatividad" en la zona del canal de Lezo, para lo que se propone un dragado que permitirá lograr un mayor calado -pasar de cota 8 a cota 10-, implantar un dispositivo para iluminarlo por la noche y un retranqueo del dique, que daría mayor amplitud a la entrada.

Esta reforma afectaría a la actual ubicación del astillero Zamacona, para el que se construiría un nuevo muelle, ha señalado Garciandia, quien no ha querido desvelar si han tratado este asunto con los responsables de esta empresa.

Ha dicho, no obstante, que "no tendría sentido que bloquearan el proyecto". "No hay un motivo racional para que el astillero se oponga, porque va a mejorar mucho", ha enfatizado.

El objetivo, según ha precisado, es que el tráfico de mercancías llegue a los 5 millones de toneladas al año frente los menos de 4 actuales. Ha puntualizado que este ejercicio, que ha sido "complicado", se esperan unos 3,3 aproximadamente, por encima de 3 % sobre 2018.

El nuevo plan, además de consolidar los tráficos existentes, busca extender el puerto a nuevos tráficos, como el de contenedores, sobre cuya terminal no se han pronunciado, y el de potasas de la mano de la compañía navarra Mina Geoalcali. Se aspira asimismo a ampliar la terminal de carga y descarga de vehículos.

Este proyecto estaría incluido en el plan de inversiones 2020-2024, cuya aprobación formal se espera para septiembre del próximo año, aunque la distribución de los nuevos espacios del puerto se conocerá mucho antes. "En marzo, cada uno sabrá donde va a encajar", ha explicado.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2020
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD