26-12-2019 / 13:00 h EFE

La iniciativa "Libros que importan" regresa a Zaragoza, la ciudad que la vio nacer hace cuatro años, donde se ha convertido ya en un clásico navideño, después de que se hayan intercambiado más de 8.000 libros en todo el mundo, 6.000 solo en la capital aragonesa.

De hecho, la iniciativa literaria zaragozana viene ahora de Ciudad de México y cada año suman más asistencia, hasta el punto de que hay gente que se traslada en tren desde otras ciudades para intercambiar su libro, ha indicado en declaraciones a los medios el organizador, Jorge Gonzalvo, de Atrapavientos.

Esperan superar estas navidades los 1.800 libros intercambiados del año pasado y que así la familia crezca.

No hay un perfil concreto entre los participantes de esta iniciativa, sino que llegan personas de todas las edades y familias enteras, a las que piden que apadrinen cada año a alguien más para crear una cadena literaria que sobreviva al paso del tiempo.

Todos aquellos que quieran participar pueden hacerlo hasta el 30 de diciembre dentro del horario del mercado navideño de la Plaza del Pilar.

Pueden entregar cualquier libro que hayan leído con una dedicatoria, ya sea nuevo o usado, aunque con el paso del tiempo los organizadores han descubierto que al final son los que están en casa los que da "más pena traer" y entre el 20 y el 30 por ciento de los libros intercambiados son nuevos, por lo que, además, se fomenta la venta.

Entre los motivos, Gonzalvo ha destacado el que adujo una zaragozana de 56 años en la primera edición: una mujer invidente que trajo el último libro que leyó con sus propios ojos.

A la Plaza del Pilar ha acudido a participar la vicealcaldesa de Zaragoza, Sara Fernández, que ejerce de alcaldesa accidental y que ha considerado que "Libros que importan" es una actividad "maravillosa" para fomentar la lectura.

Fernández ha llevado "Piedad", de Miguel Mena, un autor que le gusta especialmente y que en este caso recoge historias "muy intensas" y "muy cortitas", que son una buena forma de disfrutar de la literatura en pequeñas dosis ahora que tiene mucho menos tiempo para leer que el que le gustaría.

En contraprestación, ha recibido "Dune", de Frank Herbert, que leyó hace "muchísimos años" y que le parece "fenomenal" volver a leer ciencia ficción "además de vivirla en el Ayuntamiento", ha bromeado.

También ha acudido la portavoz municipal socialista, Pilar Alegría, quien ha llevado "El infinito en un junco", de la zaragozana Irene Vallejo y ha recibido "Finales que merecen una historia", de Albert Espinosa.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD