26-12-2019 / 15:20 h EFE

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil investiga a dos personas que fueron sorprendidas en el municipio de La Lastrilla (Segovia) cazando jilgueros con varillas untadas de pegamento, una actividad constitutiva de delito al tratarse de una especie protegida.

Según ha informado este jueves la Subdelegación del Gobierno en una nota, agentes de la Guardia Civil descubrieron durante un servicio de prevención a los dos individuos, que cazaban jilgueros mediante la instalación de varillas que ungían en pegamento y ocultaban entre los arbustos.

Los investigados atraían a las aves colocando otros pájaros muertos en lo alto de los palos a modo de señuelo y reproducían cantos de la especie mediante sus teléfonos móviles.

En el momento en que intervino la Guardia Civil, habían sido capturados y metidos en una jaula tres ejemplares, que los agentes devolvieron a su hábitat.

También se incautaron otros cuatro jilgueros muertos y empalados que se usaban como reclamo visual, y diversas varas, jaulas y botes de pegamento.

La Guardia Civil ha informado de que la caza de aves esta prohibida según la Directiva Aves y, en el caso de los jilgueros, que es una especie protegida, esta actividad constituye un delito relativo a la protección de la flora y fauna recogido en el Código Penal.

Los castigos por este tipo de infracción pueden ir desde entre ocho y veinticuatro meses de multas, hasta penas de prisión de entre seis meses y dos años, con la inhabilitación especial para cazar o pescar de dos a cuatro años.

Según el SEPRONA, durante el año pasado año, la Guardia Civil de Segovia realizó otras cinco operaciones de estas características en las que se formularon siete denuncias.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2022
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD