27-12-2019 / 13:30 h EFE

La patronal vasca Confebask prevé para 2020 un crecimiento del 1'9 % del PIB vasco y una creación de empleo que permitirá superar por primera vez el nivel de afiliados a la Seguridad Social previo a la crisis, el del año 2007.

El presidente de la organización empresarial, Eduardo Zubiaurre, ha presentado en Bilbao las previsiones para el año que viene, en línea con las anunciadas por otros organismos: la patronal vasca prevé para 2020 una subida del PIB vasco del 1,9 por ciento, tres décimas menos que la de este año.

Seguirá así por séptimo año el crecimiento y la creación de empleo, aunque menor, pero sin noticias de una recesión, ha comentado Zubiaurre, aunque con muchas incertidumbres internacionales.

Así, en 2020 Confebask prevé que Euskadi termine el año con 986.000 afiliaciones a la Seguridad Social -este año han subido en unas 13.200 personas y espera 11.000 más el año próximo-, de manera que a finales del año que viene se superará la cifra récord, la del 2007, con 976.000 ocupados.

Con ello, la tasa de paro descenderá este año al 9,5 por ciento y el año que viene al 9,0 %, la más baja desde el 2009.

Además, durante este 2019 han seguido mejorando las condiciones laborales en Euskadi: Por una parte, por el incremento de las contrataciones indefinidas, que, a cierre del ejercicio, sumarán unas 84.000, el segundo mejor año tras un 2018 excepcional. Este año, se ha superado el récord de afiliados con contrato indefinido, 550.000 personas.

Por otra, los salarios recogidos en convenio han registrado, por tercer año consecutivo, un incremento superior al IPC.

Las claves del crecimiento de la economía vasca para el año que viene volverán a descansar en la demanda interna, de nuevo el motor de este crecimiento, ya que el sector exterior tendrá -como en 2019 - una contribución nula al crecimiento por el escenario internacional complejo a corto y medio plazo.

Por sectores, la industria vasca seguirá acusando las dificultades del panorama internacional, aunque crecerá un año más (1'1 %), y lo hará incluso algo por encima de lo logrado este 2019. Una vez más, la construcción será el sector más dinámico, si bien a un menor ritmo que este año.

Zubiaurre y el director general de la patronal, Eduardo Arechaga, han demandando estabilidad institucional, una política fiscal que estimule el crecimiento económico y la inversión empresarial y más apoyo a la industria.

En este último apartado, han criticado al Gobierno central por su falta de "sensibilidad industrial" en la última subasta de la ininterrumpibilidad -que bonifica a la gran industria en el precio de la luz, y que ha bajado sus precios-, de lo que se ha quejado la siderurgia.

Por último, ante la anunciada reforma fiscal que se prevé en Euskadi el año que viene, han comentado que el impuesto de sociedades sí es equiparable -tras su última rebaja- al de los competidores europeos, pero las cotizaciones a la Seguridad Social son "de las más gravosas" en Europa. Por eso, han pedido que si hay subida de las cotizaciones no la paguen siempre las empresas.

Respecto al impuesto del patrimonio y su cuestionamiento en Euskadi, han pedido una "revisión serena de una figura atípica en el entorno europeo, que perjudica el mantenimiento del talento".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD