28-12-2019 / 17:49 h EFE

Un niño de 9 años, Andrés González Salas, ha representado este sábado al ‘Obispillo’ y ha recibido honores de obispo, montado en un caballo por el centro de la ciudad, en una fiesta cuyo origen se remonta a mediados del siglo XV.

La celebración ha desaparecido en varios momentos, pero siempre se ha recuperado, la última vez hace 23 años, cuando se refundó la escolanía de la Catedral de Burgos ‘Pueri Canores’.

Precisamente, el niño que cada año representa al ‘Obispillo’ es elegido entre los miembros de la escolanía por sus propios compañeros.

El director de ‘Pueri Cantores’, Amador Pérez, ha explicado que la escolanía de la Catedral de Burgos es una de las seis de España formadas íntegramente por voces blancas de niños, por lo que las niñas no tienen cabida.

Ha asegurado que no es ninguna cuestión de machismo, sino de seguir la tradición y valorar que las voces blancas de los niños tienen matices diferentes.

Otra cosa es que en paralelo al ‘Obispillo’ se haya puesto en marcha desde hace tres años lo que aspira a ser una nueva tradición, la de la ‘Abadesita’, una niña que representa el poder que tuvo en su día la Abadesa del monasterio de las Huelgas Reales y que también pasea engalanada por las calles de Burgos en el día de los Sanos Inocentes.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2023
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD