30-12-2019 / 16:50 h EFE

ín, 30 dic (EFECOM).- Alemania se despedirá con la entrada en 2020 de su sistema de ayudas regionales orientadas a activar la economía del este del país, tras casi 30 años de apoyo preferente a este territorio y ante el debilitamiento de algunas zonas del oeste.

"El nuevo sistema de apoyos a escala de toda Alemania es una pieza fundamental para paliar los desequilibrios entre todas las regiones del país", afirmó el ministro de Economía, Peter Altmaier, en relación al nuevo sistema de repartos que entra en vigor el 1 de enero.

La nueva regulación sustituye al sistema actual, creado para paliar los desequilibrios entre la mitad oeste y sur más industrializada y los nuevos estados federados que se integraron en la República Federal de Alemania (RFA) con el Tratado de Unidad de 1990.

"El este no saldrá perjudicado", garantizó el ministro, en relación a la situación aún precaria de los territorios de la extinta Alemania comunista, afectada por la despoblación y donde sueldos y pensiones siguen por debajo de los niveles del oeste.

EL DEBILITAMIENTO ALCANZA AL OESTE

El objetivo de la reestructuración es reforzar las partidas a las regiones económicamente debilitadas también del oeste del país. "El apoyo a la activación económica y a la creación de empleo debe llegar por igual a toda Alemania", sostuvo el ministro.

En total, el Ministerio de Economía contempla 22 programas de apoyo orientados preferentemente a ámbitos tales como innovación, digitalización e investigación. Junto a los seis "Länder" del este, se apoyará a unas regiones específicas repartidas entre ocho estados federados del oeste.

Los criterios contemplados para esta redistribución van desde los niveles de desempleo a las necesidades de inversión en infraestructuras. Las regiones del oeste más necesitadas de aportes son la ciudad-estado de Bremen (norte), la antigua zona minera de la cuenca del Ruhr y el Sarre, junto a la frontera con Francia.

SECUELAS DEL DESMANTELAMIENTO MINERO

Especialmente la cuenca del Ruhr sufre las consecuencias del desmantelamiento de lo que fue su tejido minero e industrial, algo que se ha acelerado con los planes del gobierno de abandonar esa fuente de energía, a más tardar el 2038.

En algunas de estas regiones, el desempleo se ha disparado a niveles que durante años solo se registraban en el este. En el antiguo territorio germano-oriental, por su parte, se ha logrado contener el desempleo, que tras la reunificación dobló con creces la media del país.

En 1992, la cuota del paro en el este era del 15 %, frente al 7 % del oeste; el máximo desequilibrio se registró en 2005, cuando el desempleo en el antiguo territorio comunista se disparó al 18,7 %, frente al 9,9 % del resto del país; ahora, tras años de reducción continuada del desempleo a escala nacional, el índice del este se sitúa en el 7 %, mientras que en el oeste roza el 5 %.

ADIÓS ANUNCIADO AL IMPUESTO SOLIDARIO

La redistribución de las ayudas a las regiones más desfavorecidas sigue a la decisión del Gobierno de la canciller Angela Merkel de eliminar el llamado impuesto de solidaridad, creado en 1991 para paliar los costes de la reunificación y apoyar la activación económica del este.

La supresión del "Soli Zuschlag" -o "impuesto solidario"-, que entrará en vigor en 2021, fue ratificada el pasado noviembre por el Parlamento federal. Se pondrá fin así a una tasa que, desde 1991, pagaba todo alemán y que actualmente se situaba en el 5,5 % del impuesto sobre la renta y del impuesto de sociedades.

A partir de 2021, solo seguirá cargándose sobre los contribuyentes con ingresos altos y sobre las empresas.

Según cifras oficiales, entre 1991 y 2010 el impuesto de solidaridad ha proporcionado a las arcas públicas 340.000 millones de euros.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2022
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD