08-01-2020 / 17:30 h EFE

La Fiscalía de Granada ha mantenido la petición de una condena a seis meses de cárcel para un médico acusado de un delito de acoso sexual en el ámbito laboral contra una enfermera cuando ambos trabajaban en el centro de salud de Chimeneas (Granada), hechos que él ha reducido a "darle dos besos".

El Juzgado de lo Penal 5 de Granada ha celebrado este miércoles el juicio contra Francisco Z.V., un médico acusado de acosar sexualmente a una enfermera con la que compartía destino en Chimeneas y con la que había empezado a trabajar tres días antes de los hechos, que se remontan al 6 de julio de 2018.

Durante el juicio, el acusado ha explicado que conoció a la denunciante en el centro de salud en el que los dos pasaban consulta y que ese día, en el que habían desayunado juntos con al menos otro compañero, se acercó casi al final de su jornada por la consulta de enfermería para saludar a la enfermera.

Según el médico, él se sentó en la camilla y empezó una conversación sobre pacientes y los turnos de guardia para hablar después de unos tatuajes de la denunciante, una conversación que habían iniciado en el desayuno y en la que el médico dijo que era una hereje y una malvada por llevar cruces y calaveras.

Después de esa conversación, y según el acusado, él se giró para darle dos besos a los que ella accedió, aunque luego hizo un gesto "como de rechazo", según ha recordado el médico, y se posicionó detrás de la mesa.

"Mi impresión es que al decirle de forma sarcástica lo de malvada y hereje, la había molestado", ha apuntado el procesado, que ha asegurado que nunca le dijo a la enfermera que se sintiera atraído por ella.

El procesado sí ha reconocido que, tras el incidente, le envió un mensaje a su compañera en el que decía que nunca se perdonaría haberla hecho pasar un mal rato.

La denunciante ha explicado que el médico la agarró primero de las manos y luego de la cara con la intención de besarle en la boca y que le dijo que le atraía, "no solo físicamente sino por su forma de ser", lo que le generó miedo y un ataque de ansiedad por el que fue tratada en otro centro de salud.

La Fiscalía ha mantenido hoy su calificación de los hechos como un delito de acoso sexual el ámbito laboral con el agravante de superioridad, por el que ha pedido una condena de seis meses de cárcel y una multa de 6.000 euros en concepto de indemnización por el daño moral causado a la enfermera.

Como petición subsidiaria, el Ministerio Fiscal ha eliminado el agravante y ha mantenido el delito de acoso sexual básico, una alternativa por la que ha solicitado cuatro meses de cárcel.

La acusación particular, que ha ejercido María José Atocha en representación de la enfermera, se ha adherido a los argumentos de la Fiscalía mientras la defensa del médico ha solicitado su libre absolución en un juicio que ha quedado visto para sentencia.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD