08-01-2020 / 18:20 h EFE

El principal sospechoso del asesinato del político cristianodemócrata alemán Walter Lübcke, que murió de un disparo en junio del año pasado tras haber recibido amenazas por su postura sobre los refugiados, culpó este miércoles del crimen a un presunto cómplice.

Stephan Ernst, el principal sospechoso del caso, había confesado la autoría de los hechos en una primera declaración ante el juez de instrucción, aunque ahora ha ampliado su testimonio al afirmar que contó con un cómplice que fue quien portaba el arma homicida en el momento de los hechos.

El individuo incriminado, identificado como Markus H., de 43 años, se encuentra en prisión preventiva desde finales de junio del año pasado, cuando había sido detenido en relación con el caso, bajo la sospecha de haber puesto en contacto a Ernst con quien le vendió la pistola.

Según explicó este miércoles el abogado de Ernst al finalizar la declaración ante el juez, ambos hombres acudieron presuntamente a la casa de Lübcke, en la ciudad de Kassel (centro de Alemania) con el fin de intimidarle.

En estas circunstancias, según afirmó el letrado en una rueda de prensa en Kassel, se produjo una discusión entre Lübcke y ambos hombres, que desembocó en un disparo accidental cuando el arma se encontraba en manos de Markus H.

El abogado de éste último no se pronunció sobre la acusación, aunque de acuerdo con el canal de televisión NDR en el lugar de los hechos no se ha encontrado hasta ahora ningún indicio que apuntara a la presencia de una segunda persona.

EL SOSPECHOSO RETIRÓ LA CONFESIÓN

En su primera declaración ante el juez, a finales de junio del año pasado, Ernst había afirmado que actuó solo y que se trataba de un asesinato premeditado, motivado por su ideología de extrema derecha, pero poco después había retirado su confesión.

Ahora, su abogado afirmó que no era su intención que Lübcke muriera, aunque rehusó aclarar si Ernst sentía remordimientos por lo ocurrido.

Según el canal NDR, tanto Ernst como Markus H. forman parte del ambiente neonazi de Kassel y participaron juntos en varias manifestaciones ultraderechistas.

Walter Lübcke, miembro de la Unión Cristianodemócrata (CDU) y presidente del gobierno municipal de Kassel, se había convertido en una figura odiada por la ultraderecha por su actitud en defensa de la acogida de refugiados.

ALCALDES AMENAZADOS

En las últimas semanas, se han hecho públicos varios casos de amenazas de muerte a políticos locales por parte de la extrema derecha.

Este martes, el alcalde socialdemócrata del municipio de Estorf (norte), Arnd Focke, anunció que renunciaba al puesto después de haber recibido anónimos amenazantes y de que su coche fuera cubierto con pintadas de esvásticas.

El alcalde de una localidad de Renania del Norte-Westfalia, cuya identidad no ha trascendido por razones de seguridad, declaró esta semana a medios alemanes que había obtenido un permiso de armas para defenderse de posibles ataques neonazis después de recibir amenazas.

Según una encuesta de 2019 en la que participaron más de mil alcaldes, el 40% de las administraciones municipales alemanas habían recibido mensajes insultantes y amenazas de diversa índole, mientras que en un 8% de los casos habían sido escenario de agresiones físicas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD