16-01-2020 / 19:10 h EFE

El Gobierno danés presentó hoy un paquete de medidas para endurecer las penas a yihadistas, que incluye la posibilidad de, una vez cumplida la condena, limitar sus movimientos y contactos, incluidos sus hijos.

Las penas por delitos como viajar a zonas de conflicto bélico, reclutar a otros yihadistas y financiar o apoyar a bandas terroristas se incrementarán un mínimo de dos años y, en casos como el de unirse a un grupo armado, se duplicarán, con una condena máxima de hasta diez años de prisión.

Quienes hayan cumplido una pena por terrorismo podrán recibir una orden judicial que les impida desplazarse a una ciudad o barrio concreto y tener contacto o comunicarse con otros condenados por ese delito durante una década. Violar esa prohibición se castigará con dos años de cárcel.

La reforma incluye la posibilidad de que la policía pueda registrar sin orden judicial la vivienda del exconvicto y controlar su ordenador personal para comprobar que no se haya saltado la prohibición de contacto por correo electrónico o redes sociales.

El Gobierno socialdemócrata justificó esta polémica medida para evitar el contacto con ambientes radicales o que puedan radicalizar a otras personas y aseguró que está inspirada en iniciativas similares que se usan con personas condenadas por delitos sexuales.

REFORMA DE LAS LEYES DE RESPONSABILIDAD PARENTAL

El plan incluye una modificación de la ley de responsabilidad parental para que un condenado por yihadismo u otros delitos terroristas no pueda ejercer en principio la patria potestad o tener contacto con sus hijos, si el otro cónyuge así lo desea.

El Ejecutivo danés creará también una comisión para estudiar la posibilidad de fijar reglas que permitan que niños y jóvenes que crecen en ambientes radicalizados puedan ser trasladados a otros hogares o a internados públicos.

"Las personas que han salido del país para luchar con una organización terrorista han tomado, a ojos del Gobierno, una decisión para toda su vida. Han traicionado a Dinamarca, han puesto en peligro la vida de soldados daneses y no son bienvenidos", dijo en rueda de prensa la primera ministra, Mette Frederiksen.

Dinamarca aprobó en octubre poder quitar la ciudadanía danesa de forma administrativa a yihadistas con doble nacionalidad.

El mes pasado se presentó otra reforma para negar el pasaporte a niños nacidos en zonas en conflicto bélico prohibidas, medidas impulsadas por el anterior Ejecutivo de derecha.

Frederiksen encabeza un Gobierno en minoría con el apoyo de tres fuerzas más de izquierda y centroizquierda, aunque apoya desde hace años la línea dura en inmigración, asilo y política terrorista que defienden las formaciones de derecha.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2022
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD