23-01-2020 / 17:20 h EFE

La Guardia Civil ha detenido en Cox (Alicante) a un hombre de 36 años sobre el que constaba una reclamación judicial por tráfico de drogas y numerosos robos, tras más de tres años de investigación, en una operación en la que le han sido intervenidos 3,6 kilos de polen de hachís y dos armas cortas de fuego, entre otros efectos, según un comunicado del instituto armado.

En el momento de su captura, ocurrida el pasado día 17, el sospechoso opuso resistencia e hirió a uno de los agentes, que requirió puntos de sutura.

El arrestado, de nacionalidad marroquí, está acusado de cinco presuntos delitos de falsificación de placas de matrícula, cuatro de robo de vehículo, uno contra la salud pública y otro de tenencia ilícita de armas, además de un delito de resistencia y desobediencia a agentes de la autoridad.

El pasado lunes fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Orihuela (Alicante), que decretó su ingreso en prisión preventiva, a la espera de juicio, según la Guardia Civil.

Sobre él recaía también una orden en vigor de prohibición de entrada al territorio nacional, dictada por la Audiencia Provincial de Málaga, la cual estaría quebrantando, ya que residía, desde hacía tiempo y de manera permanente, en el municipio alicantino de Cox.

Su detención es fruto de más de tres años de pesquisas, que se iniciaron en mayo de 2016, cuando la Guardia Civil detectó en Cox un “inusual incremento” de vehículos sustraídos. El ladrón accedía a las casas mediante la fuerza y, una vez en ella, buscaba las llaves de los coches, propiedad de los moradores, para apoderarse de ellos.

Tras estos robos, el equipo judicial de la Guardia Civil se centró en esta actividad delictiva y logró identificar al hombre que conducía esos vehículos sustraídos.

El sospechoso era una persona “extremadamente cautelosa en todos sus robos y muy evasiva y esquiva en su vida diaria, hasta tal punto que usaba cámaras espías y dispositivos de seguimientos para su autoprotección, complicando sobremanera cualquier posible seguimiento o investigación judicial”, señala la nota de prensa.

Finalmente, el pasado día 17, la Guardia Civil organizó un dispositivo para proceder a su detención.

Nada más salir de la vivienda y, tras percatarse de la presencia de los agentes, el presunto ladrón emprendió la huida, pero fue alcanzado inmediatamente e hirió a uno de los agentes –que requirió puntos de sutura- al resistirse a su detención.

En ese momento portaba 3,6 kilos de polen de hachís, a los que hay que sumar otros 300 gramos intervenidos durante el posterior registro de su vivienda, donde también se hallaron dos vehículos -ambos de alta gama y con las placas de matriculas falsas- sustraídos en Málaga y Orihuela (Alicante).

Además, los agentes se incautaron de 21.000 euros en efectivo, cámaras espía, varios teléfonos móviles, dispositivos de seguimiento GPS y dos armas cortas de fuego municionadas: una pistola de 9 mm y un revólver del calibre 38, con tres cartuchos percutidos.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Abril 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD