28-01-2020 / 14:52 h EFE

Miembros de un grupo de derechos civiles de la minoría pastún fueron arrestados este martes cuando protestaban por la detención ayer de su líder, Manzoor Pashteen, que ha acusado al poderoso Ejército paquistaní de violar los derechos humanos, en un país donde pocos se atreven a criticarlo.

"La Policía arrestó a 18 miembros del Movimiento de Protección de los Pastunes (PTM) por traspasar la zona permitida para protestar" frente al Club de Prensa de Islamabad, dijo a Efe el portavoz policial, Afzal Khan.

Entre los detenidos se encuentra Mohsin Dawar, parlamentario y miembro de este movimiento de derechos civiles, indicó a Efe el portavoz del PTM, Naoor Hameed.

La protesta en Islamabad fue una de las muchas que se celebraron hoy a lo largo de Pakistán y que reunieron a miles de personas por el arresto por sedición de Pashteen, el carismático líder de 27 años del PTM.

"Parad el terrorismo en suelo pastún. Parad el terrorismo de Estado. Colgad a Musharraf (exdictador militar)", corearon el centenar de personas que se manifestaron en la capital paquistaní, desafiando, además del poderoso Ejército, a la lluvia y el frío.

"Este terrorismo tiene un uniforme", fue otro de los eslóganes, en claro desafío al Ejército, que ha gobernado el país asiático la mitad de su historia.

Poco antes de su arresto, Dawar demandó en declaraciones a Efe la liberación de Pashteen.

"Continuaremos reclamando nuestros derechos constitucionales", afirmó el político y activista.

Además de en Islamabad, otras ciudades como Quetta (suroeste), Peshawar (noroeste), Lahore (este), Miranshah (noroeste), Bannu (noroeste), entre otras, además de en zonas del vecino Afganistán, como Kabul, vivieron protestas.

Pashteen fue detenido en la madrugada de ayer por efectivos de la Policía en Peshawar acusado de sedición y de rechazar la Constitución del país.

Su arresto provocó inmediatas críticas de grupos de derechos humanos, como Amnistía Internacional que pidió "su liberación inmediata e incondicional" y Human Rights Watch que afirmó que "el uso de leyes criminales para parar la libertad de expresión y oposición política no tiene sitio en una democracia".

La detención provocó una nueva tensión entre Pakistán y Afganistán, donde los pastunes son mayoría, después de que el presidente afgano, Ashraf Ghani, expresase su "preocupación" por el arresto.

Islamabad respondió con el aviso de que esas declaraciones no son apropiadas para mantener unas buenas relaciones.

El PTM de Pashteen ha acusado al todopoderoso Ejército paquistaní y a las agencias de inteligencia de asesinatos extrajudiciales, detenciones ilegales, aplicar castigos colectivos a pueblos, y de destruir casas y comercios en las áreas tribales en la guerra contra el terrorismo.

Los pastunes son unos 30 millones de los 207 millones de paquistaníes y la mayoría viven en las zonas tribales fronterizas con Afganistán, un área prácticamente en guerra desde la formación del grupo Tehreek-e-Taliban Pakistán en 2007.

En Pakistán, donde el Ejército ha gobernado la mitad de su historia, pocos se atreven a criticar a la institución marcial, que ha advertido al PTM en diversas ocasiones que detenga las protestas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2022
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD