29-01-2020 / 13:10 h EFE

Los profesionales de atención primaria y de neurología de la sanidad canaria han convenido en un protocolo para el diagnóstico del deterioro cognitivo, que permitirá coordinar y homogeneizar su tratamiento en todas las islas.

Unos 15.000 mayores de 65 años en las islas, el 4,5% de la población de esa edad, padecen algún tipo de deterioro cognitivo y su diagnóstico temprano es muy importante para un control adecuado de este tipo de enfermedades, que en algunos casos solo tienen tratamiento paliativo o atenuante, como en el caso del alzheimer.

El director general de Programas Asistenciales del Servicio Canario de la Salud, Octavio Jiménez, y los dos coordinadores de este protocolo, el neurólogo del Hospital de la Candelaria José Bueno y el especialista en Medicina Familiar y Comunitaria Francisco Hernández han presentado este miércoles el protocolo, destinado a que los profesionales tengan unas pautas claras de actuación ante pacientes que acuden a consulta.

Con una población cada vez más envejecida, es muy importante contar con un protocolo de actuación común y una coordinación entre la atención primaria y la especializada cuando los pacientes acuden a consultas por alteraciones cognitivas, por ejemplo en el lenguaje o la memoria.

En muchas casos son alteraciones aparentemente leves y para conocer su alcance se pueden realizar estudios en los centros de salud, pero en otros hay que prescribir otras pruebas diagnósticas o derivarlos a atención neurológica, cuestiones que son protocolizadas en esta guía.

Hasta ahora, incluso en cada isla se siguen vías distintas y por eso se trata con esta guía de homogeneizar la respuesta desde todo el ámbito sanitario, explicó José Bueno.

Previamente, el Servicio Canario de Salud contaba con un extenso texto en el que trataba sobre la atención a estas patologías, pero era aconsejable contar con una guía breve y práctica, de rápido acceso y fácil de aplicar, para evitar la variabilidad de respuestas, expuso.

Francisco Hernández explicó que los pacientes acuden espontáneamente a consulta en atención primaria cuando notan olvidos o despistes y es importante que los médicos de familia determinen la importancia de cada caso, las pruebas que hay que realizar o si hay que derivarlos al segundo nivel de atención.

Aunque las cifras son inexactas, se estima que a partir de los 80 años, el 50% de las personas padecen algún tipo de deterioro cognitivo, que aumenta al 70% a partir de los 90 años.

El diagnóstico precoz no impide en muchos casos que lleguen a desarrollarse esas patologías, pero sí permite el control de factores que pueden paliar o retrasar su desarrollo, según los especialistas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD