31-01-2020 / 17:51 h EFE

"Los clubes no han olvidado mi nombre, porque al final son sólo dos años los que llevo en China y he jugado en grandes clubes en Europa", decía el pasado noviembre Yannick Carrasco sobre una aventura que inició en 2018 y de la que retorna ahora, repescado por el Atlético de Madrid dos años después.

"Yannick Carrasco ya es nuevo jugador rojiblanco. El Atlético de Madrid y el Dalian Professional han llegado a un acuerdo para la cesión del atacante belga, quien pasó el pertinente reconocimiento médico en la Clínica Universidad de Navarra y jugará en nuestro club hasta el final del presente curso", anunció este viernes, el último día del plazo de fichajes invernales, el club rojiblanco a las 13.00 horas en su página web oficial.

Antes se había entrenado ya a las órdenes de Diego Simeone, en la sesión matutina en la Ciudad Deportiva de Majadahonda, en la que no participó en los ejercicios tácticos pero si en el resto del entrenamiento; después, fue inscrito en la Liga, sin implicar la salida de nadie de la plantilla, porque entra dentro del límite salarial del equipo en esta Liga. Este sábado, estará a disposición para el derbi contra el Real Madrid. No juega un partido oficial desde el 1 de diciembre.

"En principio, si los papeles están en condiciones, sin duda que nos acompañará (en el derbi). Le pedí que venga con el mismo compromiso con el cual hemos hablado por teléfono varias veces antes de llegar aquí y con la ilusión de querer estar acá. Me gustaron mucho sus ganas de venir acá. La gente que tiene ganas de estar acá nos genera optimismo y compromiso, sin hablar del talento y el fútbol que nos puede dar en las distintas posiciones de ataque", valoró el técnico.

Su salida causó sorpresa en febrero de 2018. Nadie intuía tal desenlace, menos aún con destino al Dalian chino. No había ningún dato premonitorio para aventurar el imprevisto traspaso del desbordante internacional belga, con contrato entonces con el club rojiblanco hasta 2022, con una cláusula de 100 millones de euros y con un futuro que se intuía imponente más allá de su irregularidad.

Igual de inesperada que es ahora su vuelta al Atlético, que se lanzó primero al abordaje de Edinson Cavani, el goleador que pidió Simeone para remediar la falta de contundencia que ha lamentado a lo largo de toda esta temporada, sustentada en datos: el equipo ha marcado 22 goles en 21 jornadas de Liga.

A principios de enero, el club acordó las condiciones con el delantero uruguayo en este mercado invernal para dos años y medio y en la última semana recibió el visto bueno del París Saint Germain para el traspaso, pero las nuevas pretensiones económicas del '9' frustraron un fichaje hecho, según fuentes del club.

Y descartado Cavani, que no vendrá ahora ni tampoco en junio, cuando finaliza su contrato con el conjunto francés, entró en escena Carrasco, cuyo perfil es bien distinto.

"Estamos siempre en consecuencia con el club de todo lo que sucede en torno al equipo. Hablamos continuamente. Como ustedes reflejaban, el otro día tuvimos un almuerzo (con la directiva), seguimos hablando de un montón de temas y uno era Carrasco. Nos pone contentos", afirmó este viernes Simeone. "Todo lo que ocurre sucede en consecuencia de lo que hemos hablado y de las condiciones que puede manejar el club. Primero está el club y después está todo lo otro. Y en eso nos manejamos", insistió después en la víspera del derbi.

Carrasco no es un delantero de referencia. Ni se acerca al prototipo de '9' ni es un goleador como Cavani. Es un jugador muy distinto. Un extremo puro que admite la reconversión a segundo delantero, como ya le ubicó Simeone unas cuantas veces en su pasado juntos en el Atlético, en ocasiones para aprovechar su vertiginoso despliegue en carrera para la presión.

Sus cualidades son indudables; regate, desborde, tiro de media y larga distancia, velocidad... Pero no es un goleador, aunque haya marcado 17 tantos en 25 duelos en la última Superliga china. Es un regateador. En el Atlético marcó 23 goles en 124 partidos, 74 de ellos desde el once titular y repartidos a lo largo de dos años y medio, desde el verano de 2015 hasta el invierno de 2018. Suyo fue el 1-1 en la final de la Liga de Campeones de 2016 en el estadio de San Siro frente al Real Madrid.

En todo ese periodo, hubo tramos imponentes, de incontestable destreza del futbolista, con unas condiciones indiscutibles, tanto como la irregularidad que demostró en diversas fases en el club rojiblanco, sin ganarse definitivamente ese rol de titular inalterable que otorgó Simeone a futbolistas como Koke Resurreccion, Saúl Ñíguez, Antoine Griezmann o Diego Godín durante esa época.

Es una opción para el ataque, pero, ajustado estrictamente a sus características, es más competencia directa, por ejemplo, para Víctor Machín, 'Vitolo', Thomas Lemar, que sostiene su permanencia en el club en el invierno que peor pintaba en ese sentido para él, e incluso Joao Félix. No tanto para Álvaro Morata o Diego Costa, a los que puede complementar en la delantera.

"Echaba de menos Europa y jugar torneos grandes como la Liga de Campeones" Yannick Carrasco, que vuelve al Atlético, el club "más grande" en el que ha jugado, preparado para reivindicar de nuevo su potencial; una reválida para el extremo de 26 años que comienza este mismo sábado en el derbi frente al Real Madrid.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD