06-02-2020 / 21:30 h EFE

En tiempos de intoxicación visual, con las redes sociales plagadas de instantáneas, el fotógrafo alemán Thomas Nölle inauguró este jueves una íntima exposición en Madrid, en la que reivindica el mágico riesgo de disparar una sola foto y su amor por la región que más retrató, América Latina.

"En parte era porque en los 60 en Bolivia, Brasil o Perú resultaba muy difícil encontrar película" de fotografía, se sincera desde el inicio en una entrevista con Efe este fotógrafo social que reconoce que su afinidad con América Latina vino por la "aventura" de lo desconocido.

Lo cierto es que este artista, que hoy ya viste canas y 72 primaveras, aprecia y reivindica su estilo, ese en el que las segundas oportunidades brillan por su ausencia, donde el disparador solo se presiona una vez -"quizá dos, como mucho tres"- y a la hora de llegar al laboratorio la instantánea puede ser magistral o un gasto de papel y químicos.

La exposición, titulada Notas de América del Sur, un viaje 1979-1981, que permanecerá abierta hasta el próximo 28 de marzo en la Casa de América de Madrid, plasma las oportunidades logradas (y quién sabe si perdidas) de ese único disparo, en recónditos lugares de la Amazonía brasileña o la urbe predictatorial boliviana (1964-1982).

AÑORAR LA AMÉRICA LATINA DE LOS 60 Y 70

Con una vocación artística entrenada durante sus primeras tres décadas de vida -"supe que solo podía ser artista"-, este alemán puso pie en Perú para recorrer una región que, según dice, por entonces era mucho más "auténtica".

"América Latina hoy es mucho más americana (en referencia a Estados Unidos) y occidental que entonces", se queja amargamente a la vez que insiste en la omnipresencia de establecimientos de comida rápida en las ciudades y pueblos de la región como síntoma de esta pérdida de autenticidad.

En ese sentido, este testigo del tiempo lamenta que en Brasil, el país latinoamericano que más ha recorrido y en el que más tiempo ha vivido, las libertades sean hoy "menores" que las que había "en tiempos de la dictadura" militar (1964-1985).

"Esta serie es de travestismo en Río de Janeiro (Brasil), algo que hoy está perseguido", dice mientras señala una foto de una comparsa carioca donde tradicionalmente los hombres se visten de mujeres.

Le acompaña una mirada viva y una sensación de añoranza por los tiempos en los que llegó a América Latina, cuando todo era "más lento" y era "más cómodo" vivir.

"Hoy abres una revista y no conoces a ninguno de los fotógrafos que firman, antiguamente cuando no había internet todo era un descubrimiento, todos nos conocíamos y era más fácil entender el mundo", expone melancólico y crítico.

UN FOTÓGRAFO COMPROMETIDO CON SU TIEMPO

Nölle se toma tiempo para responder a cada pregunta, los silencios marcan parte de su exposición verbal pero también de su exposición fotográfica, en la que la vida en el mundo rural, las relaciones personales o el descanso hacen viajar a otro tiempo en el que luchar contra la injusticia parecía más sencillo.

"Ahora los jóvenes de Fridays for Future parece que han entendido que algo no va bien", comparte el alemán al que le tocó vivir y protestar en las manifestaciones de 1968, contra la guerra de Vietnam o a favor del desarme.

"Nosotros en los 60 y los 70 estábamos juntos, contra el sistema, es difícil hablar de todo el mundo hoy, porque España no es Alemania o Dinamarca, pero en esta era de las noticias falsas es muy difícil orientarte para luchar por algo, las cosas van muy rápido", declara.

Una lucha que para él fue el arte, muy definida por su fotografía: "no lo pensé como una profesión, no quise ser fotógrafo, al mismo tiempo dibujaba, hacía collage, pero desde el principio la foto fue mi forma de expresión, hasta ahora", concluye.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD