12-02-2020 / 14:22 h EFE

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha planteado la recusación del juez del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) Carlos Ramos, que instruye su nueva causa por los lazos amarillos, por su "estrecha vinculación" al PSC, partido que tiene una "obsesión política" en apartarle del Govern.

Así lo sostiene Torra en tres escritos, a los que ha tenido acceso Efe, remitidos al TSJC en los que pide que se aparte de la nueva causa que tiene abierta, por no retirar los lazos amarillos, al instructor y a los dos magistrados que también integraron la sala de admisión, el presidente Jesús María Barrientos y Mercedes Armas, que ya le condenaron en su otro procedimiento por no retirar a tiempo estos símbolos.

Torra ya presentó la semana pasada un recurso de súplica contra el auto del TSJC, del pasado 3 de febrero, que acordó abrirle una nueva causa por negarse a retirar una pancarta con un lazo amarillo y el lema "Libertad presos políticos y exiliados", como le había ordenado el alto tribunal catalán, por lo que fueron los Mossos los que la tuvieron que sacar del balcón del Palau de la Generalitat.

En este nuevo procedimiento abierto, la defensa de Torra advierte de que el instructor Carlos Ramos es a la vez "juez y parte", lo que "no augura nada bueno" para el presidente catalán, que "ni mucho menos percibirá que esta causa se instruirá con la independencia e imparcialidad debidas".

Como ya hizo sin éxito en dos ocasiones en la anterior causa por los lazos, en la que también pidió apartar al instructor -que era también Carlos Ramos-, Torra recuerda que este magistrado fue designado entre una terna propuesta por el Parlament, en su caso por el PSC, formación que, insiste, tiene una "obsesión política" en que convoque elecciones o dimita.

"Es absolutamente claro y meridiano que la estrecha vinculación con determinada formación política del magistrado recusado le impedirá actuar en sentido contrario al querido por la formación que le propuso en su día para ocupar esta importantísima plaza", alega Torra en su escrito.

Tras invocar la "sólida" jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, la defensa de Torra asegura que no "cabe duda" de que es "absolutamente legítimo, racional y natural" que el presidente catalán "albergue serias dudas" sobre la imparcialidad del instructor.

En la misma línea, Torra también plantea la recusación de los otros dos magistrados que, junto a Ramos, firmaron el auto en que le abrían investigación por no cumplir la orden judicial de retirar la pancarta: el presidente del TSJC Jesús María Barrientos y la magistrada Mercedes Armas.

Torra alega que tanto Barrientos como Armas formaron el tribunal que le condenó a un año y medio de inhabilitación por desobediencia, en este caso en la Junta Electoral Central (JEC), por no retirar a tiempo los lazos amarillos de los edificios públicos en período electoral, por lo que cree que se le priva de un juez imparcial, dado el paralelismo entre ambos casos.

Además, argumenta que su línea de defensa en este caso irá en el mismo sentido que en el juicio, ya que se fundamentará en el derecho fundamental a la libertad de expresión de un parlamentario que además es presidente de la Generalitat, por lo que entiende que ambos se tendrían que apartar de la causa porque no son ajenos al fondo de este procedimiento.

Sobre Barrientos también insiste la defensa, como ya hizo en la otra causa por los lazos, en que defendió públicamente la orden de retirar estos símbolos de edificios públicos, por lo "desbordó" el límite de la "imagen de imparcialidad" que deben mantener, al exhibir un "posicionamiento político y personal" que es "absolutamente contrapuesto" al de Torra.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD