13-02-2020 / 17:31 h EFE

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha apoyado este jueves la propuesta del Parlamento Europeo para que el próximo presupuesto comunitario (2021-2027) destine al menos el 5 por ciento a políticas contra la despoblación, lo que supondría, de aplicar esta misma línea al presupuesto autonómico, destinar unos 542 millones.

Mañueco ha tomado como referencia este porcentaje lanzado por el Parlamento Europeo, aunque no se ha referido a la posibilidad de que vaya a aplicar la misma proporción en el proyecto de ley de Presupuestos que prepara la Junta para el presente 2020 y que, respecto al último presupuesto aprobado (2018) -10.859 millones-, representaría esa cantidad por encima de los 500 millones.

El presidente ha realizado este planteamiento ante la vicepresidenta de la Comisión Europea para Democracia y Demografía, Dubravka Suica, quien ha esbozado que aún es pronto para cuantificar las cantidades que se dedicarán a este fin, pero sí ha reconocido la "brecha importante" abierta en el presupuesto europeo por la salida del Reino Unido de la Unión Europea, por lo que ha llamado a "modernizar" las cuentas y ejecutar las políticas "más y mejor".

Mañueco y Suica se han reunido en la sede de la Presidencia de la Junta de Castilla y León para analizar el futuro de las políticas demográficas, en un proceso que el presidente autonómico ve como una "ventana de esperanza" para incrementar las iniciativas europeas, estatales y regionales.

El presidente ha demandado, más allá de la cuantificación de las nuevas políticas demográficas europeas, que el presupuesto de la Unión Europea mantenga sin recorte las partidas destinadas a fondos de cohesión y especialmente la Política Agrícola Común (PAC), ya que tienen una incidencia especialmente relevante para Castilla y León.

Será el próximo 20 de febrero cuando las instituciones europeas realicen un primer acercamiento para determinar y cuantificar el próximo horizonte presupuestario de la UE, y en este contexto, Mañueco ha planteado que "es fundamental que se mantengan las cantidades" percibidas entre 2014 y 2020.

También ha planteado a la vicepresidenta de la Comisión la necesidad de que, dentro de las políticas demográficas, se incluyan fondos para el crecimiento del empleo, para fomentar la I+D+i, el acceso a las infraestructuras, la digitalización y la mejora de la prestación de los servicios públicos esenciales.

Mañueco ha demandado que este tipo de políticas se orienten "al largo plazo", con iniciativas transversales como las vinculadas a la lucha contra la crisis climática, para lo que ha ofrecido el potencial de Castilla y León en materia de captación de dióxido de carbono.

"Nos jugamos mucho, nuestro futuro, el peso y el papel en el mundo", ha resumido el presidente, quien ha comprometido el apoyo de Castilla y León a la construcción europea: "necesitamos más Europa".

Por su parte, Suica ha expresado que el presupuesto comunitario se va a "modernizar", pero no quiere decir que la política de cohesión vaya a reducirse, sino hacerla de manera "diferente".

La vicepresidenta europea para la Democracia y la Demografía ha citado el ejemplo del "fondo de transición" para antiguas zonas mineras (todavía no se ha distribuido), que se asignará según las proporciones de los países como parte de la política de cohesión para ayudar a transformarlas en otros sectores productivos.

"Cuando hablamos de modernización del presupuesto significa un poco ir en esta línea, no que la política de cohesión sea más baja, sino hacerla más diferente", ha querido precisar en rueda de prensa conjunta en Valladolid con el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco.

"No puedo decir que vayamos a mantenernos de la misma manera -ha comentado-, pero el presupuesto se va a modernizar de acuerdo con las nuevas directrices políticas", como la ecología y la digitalización, entre otros.

Mañueco y Suica han participado posteriormente en un debate con autoridades y ciudadanos, donde la vicepresidenta de la Comisión ha hablado de la despoblación y del "reto, no el problema" demográfico que afecta a toda Europa, no solo a España y regiones como ésta, la mayor de la UE en superficie, pero con pocos habitantes en proporción y dispersa en muchos núcleos de población.

Hay que afrontarlo en su conjunto, con estrategias a largo plazo para las zonas rurales, ha propuesto en ese debate moderado por el director de la Oficina de la CE en Madrid, Francisco Fonseca.

"Estamos viajando por Europa y queremos ver qué está en juego; estamos elaborando un informe sobre el impacto demográfico en toda la Unión para ver los retos reales", ha dicho.

Después se ofrecerán una "caja de herramientas" o de medidas porque la "coordinación" entre los diferentes niveles de la administración puede resolver los problemas.

Ha precisado, no obstante, que la CE puede hacer recomendaciones, por ejemplo fiscales para atraer empresas y empleo, pero no puede interferir en las competencias de los Estados, que son soberanos, aunque se puede ayudar con fondos, financiación y políticas de cohesión y hacer un "mejor uso" de todo ello.

"El reto es único (común), pero no unificado, es tan diverso como Europa y tenemos que enfocar cada región de manera diferente, no es un café para todos", ha resaltado Suica, que también se ha reunido con alcaldes de pequeñas localidades y visitará esta tarde un pueblo de 300 habitantes que aplica un programa piloto para empresas y repoblación.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD