19-02-2020 / 17:10 h EFE

Un tribunal belga de primera instancia celebrará este jueves la primera vista sobre la demanda civil presentada por el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y sus exconsejeros huidos en Bélgica contra el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena por supuesta vulneración de su presunción de inocencia.

La audiencia, que acontece tras dos sesiones previas para fijar el calendario judicial y la composición del tribunal (que tendrá tres jueces en lugar de uno) comenzará a las 08.45 hora local (07.45 GMT) en el juzgado francófono del Tribunal de Primera Instancia de Bruselas.

En la vista no se abordará el fondo del asunto; es decir, la supuesta vulneración de la presunción de inocencia por parte de Llarena, sino que las partes trasladarán oralmente a la corte por qué creen que la Justicia belga es competente o no para asumir el caso.

Los abogados de los políticos independentistas huidos a Bélgica en 2017, Puigdemont y sus exconsejeros pedirán a la corte que envíe una cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) para que éste determine el alcance de la inmunidad judicial de Llarena que alega España.

La decisión del tribunal belga no será inmediata y podría demorarse al menos un mes, coincidieron en señalar distintas fuentes.

La demanda fue presentada inicialmente por Puigdemont y los exconsejeros autonómicos Clara Ponsatí, Toni Comín, Lluís Puig y Meritxell Serret en junio de 2018 contra Pablo Llarena, el juez que instruyó la causa del 1-O, al considerar que el magistrado supuestamente habría vulnerado su presunción de inocencia en varias de sus decisiones.

Se referían, en particular, a una charla en Oviedo en febrero de 2018 en la que el magistrado sostenía que los procesados no eran presos políticos.

En la denuncia original presentada por Puigdemont, sus exconsejeros y sus abogados se daba por afirmativa una declaración en condicional del magistrado español que trastocaba el sentido de sus palabras, hecho que los letrados atribuyeron a un error sin mala intención y subsanaron.

Inicialmente, España consideró que las manifestaciones del magistrado constituían "un acto privado", pero el Estado español terminó por asumir la defensa de Llarena en el proceso belga a través del abogado Hakim Boularbah.

"España defiende la inmunidad de jurisdicción de cortes, tribunales y jueces españoles ante la Justicia belga", declaró Boularbah tras una de las vistas preparatorias.

Esa "intervención voluntaria" de España en defensa de "uno de sus órganos" judiciales llevó a los demandantes a ampliar su denuncia al Estado Español.

Este proceso civil no guarda relación con las euroórdenes cursadas por España contra Puigdemont y Comín por presunta sedición y malversación, en suspenso en la Justicia belga a la espera de que el Parlamento Europeo resuelva el suplicatorio cursado por las autoridades españolas para que se les levante la inmunidad de la que disfrutan en virtud de su recientemente adquirida condición de eurodiputados.

Sí sigue adelante, en cambio, el proceso para que la Justicia belga decida sobre la orden europea de detención y entrega (OEDE) contra el exconsejero Lluís Puig, que no es eurodiputado y al que la Justicia española reclama por malversación.

Puig tiene fijada la vista sobre su euroorden el próximo lunes 24 de febrero.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD