21-02-2020 / 14:43 h EFE

El acusado de haber prendido fuego a la entrada del bar donde estaban su exnovia y un acompañante en Gijón ha declarado que jamás quiso matarles y ha asegurado que lo hizo "para fastidiarles" porque tenía un ataque de celos y estaba afectado por alcohol y drogas, "ofuscado y de fiesta".

A.M.S.J., de 31 años, ha comparecido este viernes en la Audiencia Provincial como presunto autor de un delito de incendio en concurso con sendos delitos de tentativa de homicidio, de vejaciones injustas y otro continuado de amenazas por los que la Fiscalía solicita 21 años y 8 meses de prisión y su abogado defensor, Luis Tuero, la libre absolución.

El procesado ha explicado que estaba enamorado de su novia y cuando ésta rompió con él quería "disculparse" y pedirle que le perdonara "por la desesperación y la sensación de culpa" que tenía por su comportamiento al drogarse e irse de fiesta durante la relación.

El 22 de junio de 2018, envió mensajes tanto a su exnovia como a una amiga de ésta del estilo "lo voy a quemar todo”, pero ha dicho que se refería a que "iba a quemar la noche" porque estaba "bastante borracho".

Esa noche coincidió primero con su exnovia y su amigo en un bar de la zona de Poniente y le pidió al joven que "se cubriera porque iba a pegarle" y le amenazó de muerte, pero no llegó a alcanzarle porque les separaron.

Después se dirigió a otros bares a buscarles porque estaba "enfadado y ofuscado" y al no verles fue a una gasolinera, compró un bidón pequeño donde vertió dos euros de gasolina y acudió al bar del padre del amigo de su exnovia, en El Llano, donde volcó el bidón en la acera, le prendió fuego con un mechero que pidió a un taxista de una parada cercana y siguió de fiesta.

Las llamas, de un metro y medio, dificultaron la salida del local de la exnovia y su amigo, que abandonaron el bar cuando la Policía sofocó el fuego.

El acusado ha admitido que desde que está ingresado en la Unidad Terapéutica y Educativa (UTE) de la prisión, al echar la vista atrás, se arrepiente y avergüenza de lo que hizo.

Su exnovia, A.V.R. ha afirmado que desde el 1 de junio, cuando rompió la relación tras sorprenderle en una infidelidad el día de su cumpleaños, hasta el 22 de junio, cuando ocurrieron los hechos, recibió unos mensajes pidiendo que le dejara darle explicaciones y otros más agresivos y amenazantes.

Ha explicado que al principio de su relación "era todo muy bonito", pero con el tiempo su exnovio se volvió "más controlador", le molestaba que fuera al gimnasio con un monitor o la ropa que vestía y le instaba a que no tuviera amigos varones por lo que ella quería perder el contacto.

"Sabía que era celoso, pero no creía que iba a llegar a estos extremos", ha ratificado, y ha explicado que cuando vio las llamas en la puerta de entrada se quedó en shock y su acompañante, M.A.A.M. ha ratificado que él llamó a la Policía al ver el incendio.

El taxista ha afirmado que un chico le pidió fuego y cuando él le entregó el mechero marchó con él, viendo al poco tiempo cómo había un incendio, cartones y un reguero de gasolina y el coche del acusado huir a gran velocidad.

El juicio continuará el próximo día 6 de marzo, a las 10:00 horas, en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Oviedo.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2022
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD