25-02-2020 / 17:31 h EFE

El actor italiano Elio Germano, presente en la competición de la Berlinale por partida doble, advirtió contra reacciones de pánico por la extensión del coronavirus en su país y afirmó que el auténtico peligro es el miedo.

"No, no temo al coronavirus", respondió en primer lugar el director italiano Fabio D'Innocenzo, ante los medios del festival, a la pregunta de si temían el contagio. "Lo único contagioso en nuestro país es el miedo", añadió Germano, su protagonista en el filme "Favolacce".

"Muchos se han dejado ya contagiar por el miedo. Nuestro trabajo debe ser un antídoto contra ese miedo", enfatizó el actor, entre fuertes aplausos, en la rueda de prensa tras el primer pase de su película.

Germano había comparecido ya ante los medios el pasado viernes. Fue tras la proyección de la primera película italiana a concurso, "Volevo Nascondermi", que también protagoniza, en ese caso en el papel del pintor Antonio Ligabue y dirigido por Giorgio Diritti.

Por entonces aún no se habían activado las alarmas por contagio de coronavirus por Italia. Cinco días después, la cuestión está muy presente en la opinión pública alemana y, por extensión, en la Berlinale, como se evidenció en la rueda de prensa de "Favolacce", dirigida por Fabio y Damiano D'Innocenzo.

EFECTOS EN EL MERCADO ASIÁTICO

El festival alemán se había resentido de los efectos del virus incluso antes de su inauguración, el pasado jueves. Hubo 118 cancelaciones de profesionales y empresas chinas, que el festival atribuyó a las restricciones impuestas a los viajeros procedentes del país asiático donde se originó la epidemia.

El festival destacó entonces que se trataba de un cómputo reducido, entre el total de 21.000 profesionales acreditados al festival o al European Film Market (EFM) que discurre en paralelo.

La Berlinale precisó, asimismo, que no hubo cancelaciones de cineastas asiáticos invitados al festival. Hasta ahora pasaron ya por la Berlinale directores como Jian Zhang-ke, quien exhibió en la sección Berlinale Special "Swimming out till the sea turns blue".

Hoy acudió el surcoreano Hong Sangsoo, con la película "The woman who ran", que compartió la jornada a competición con los hermanos D'Innocenzo.

Los restantes representantes asiáticos a concurso en el festival son "Rizi", del taiwanés Tsai Ming-Liang, e "Irradiés", del camboyano Rithy Panh, cuyos filmes se verán en los próximos días.

Las cancelaciones de los profesionales del sector chinos han se han hecho notar en el EFM. China que iba a presentarse por primera vez con un pabellón propio, pero anuló por completo esa presencia.

Desde la Berlinale se lamentó esa cancelación, ya que implicaba la incorporación de la gran industria del cine chino en el que es, tras Cannes, el segundo mercado europeo del sector.

MEDIDAS ESPECIALES EN UN FESTIVAL POPULAR

El festival alemán ha llevado a cabo una campaña divulgativa entre los acreditados del festival, consistente en informar sobre medidas contra el contagio, basadas en datos del Instituto Robert Koch, competente en la materia en el país.

Los servicios de las salas de cine y demás dependencias implicadas en el festival, que se cerrará el próximo domingo, se han equipado con expendedores de desinfectante de manos, similares a los existentes en hospitales.

La Berlinale, a diferencia de su directa rival europea, la elitista Cannes, es un festival popular. Se ponen a la venta unas 300.000 entradas para el público corriente, para un total de 340 películas distribuidas por sus distintas secciones.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Junio 2022
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD