02-03-2020 / 14:21 h EFE

Baleares fue el año pasado la región que más incrementó el volumen de personas dependientes atendida, con un aumento del 19,3 % hasta los 20.674 beneficiarios, pero basó su crecimiento en "la línea de servicios 'low cost' iniciada en 2017.

Así lo destaca en su último informe el Observatorio de la Dependencia de la Asociación de Directoras y Gerentes en Servicios Sociales, que por primera vez aprueba el sistema público de las islas con una nota de 5 sobre 10.

"Es la comunidad que más mejora en el conjunto de los 14 indicadores que se valoran", subraya el Observatorio en su vigésimo dictamen, realizado a partir de datos oficiales del Imserso.

El año pasado se atendieron en las islas 32.479 solicitudes de ayudas a la dependencia, un 16 % más que en 2018; fueron valoradas 30.928 personas, un 21,9 % más; y el colectivo con personas con derecho a prestación pasó de 20.139 a 24.991, lo que representa un aumento del 24 %.

La asociación matiza que el 93 % de las nuevas atenciones han sido teleasistencias y prestaciones económicas para cuidados en el entorno familiar (PECEF). "En estos momentos el 81 % de su cartera de su cartera de servicios está basada en este tipo de servicios y prestaciones, en la que las PECEF ocupan el 51 % del total y la ayuda a domicilio apenas un 3 %", resalta la entidad.

También recoge que el sistema de atención a la dependencia genera en las islas 2.249 puestos de trabajo y, pese a la creación de 306 empleos el último año, baleares tiene la peor tasa de españa, con 20 empleos por millón invertido, frente a la media estatal de 37,3.

El coste de la asistencia a personas dependientes en 2019 ascendió en el archipiélago a 130 millones de euros el año pasado, de los que las administraciones baleares aportaron el 69,3 %, los usuarios el 13,6 % y la administración del Estado 16,6 %.

Si el Gobierno hubiera contribuido con 8,2 millones de euros más, cumpliendo el Pacto de Estado por la Dependencia, se podrían haber atendido a 1.628 personas más y se hubieran creado 152 puestos de trabajo.

El quebranto acumulado para Baleares desde 2012 a causa del recorte de las aportaciones estatales aprobadas asciende a 65,3 millones de euros.

En el conjunto de España, el Sistema de la Dependencia se ha ralentizado: más dependientes en lista de espera, mayor brecha entre regiones y 30.000 personas que mueren cada año sin recibir atención, denuncia el Observatorio de la Dependencia, que urge al Gobierno central a aumentar ya 459 millones de euros su financiación.

El Observatorio alerta en su informe de que a cierre de 2019 había 426.000 personas desatendidas, 50.000 más que el año anterior.

"La dependencia se para y en 2019 se inicia la fase de ralentizacion; 2020 puede ser el despegue del sistema si el Gobierno de España habilita esos 459 millones de euros" para aumentar el Nivel Mínimo -lo que da a las CCAA para atender a los dependientes-, ha dicho el presidente del Observatorio, José Manuel Ramírez, quien ha pedido arrinconar "discursos progresistas cuando siguen vigentes los presupuestos de Montón".

En 2019, 20.000 dependientes más que un año anterior esperaban recibir prestaciones reconocidas por la ley (alcanzan los 270.000) y 30.000 personas más estaban pendientes de que les valoraran su grado de dependencia (un total de 160.000).

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD