03-03-2020 / 18:21 h EFE

La oposición tayika anunció hoy que no reconoce los resultados de las elecciones legislativas celebradas el pasado domingo, en las que no logró ni un sólo escaño, mientras el partido oficialista se hizo con dos tercios de los asientos en la Cámara baja del Parlamento.

"Nuestro partido no reconoce los resultados (...). Los resultados preliminares de las elecciones parlamentarias cambiaron tres veces en 12 horas", denunció Rajmatilló Soyírov, líder del Partido Socialdemácrata de Tayikistán, en Facebook.

El opositor tachó de "fabricados" los resultados, según los cuales el oficialista Partido Popular Democrático logró más del 50 % de los votos, lo que se traducirá en 46 de los 63 escaños de la Cámara baja del Parlamento (Madzhilisi Namoyandagon).

"No es una decisión legal, sino política y fabricada", aseguró.

Con todo, negó que el presidente tayiko, Emomalí Rajmón -en el poder desde 1992-, lograra su objetivo de acabar con el único partido opositor de las siete formaciones que participaron en los comicios.

Según la Comisión Electoral Central, la formación opositora logró el domingo un 0,32 % de los votos, resultado que la deja fuera del Legislativo al no haber superado la barrera del 5 %.

El domingo acudieron a las urnas un 86,4 % de los tayikos con derecho al voto, es decir, 4,2 millones de personas.

Fueron las primeras elecciones legislativas desde la ilegalización en 2015 del Partido del Renacimiento Islámico (PRI), hasta entonces la única formación política islámica legal de Asia Central.

Precisamente, la oposición socialdemócrata recibió el apoyo del PRI, cuyo líder, Muhiddín Kabiri, se ha exiliado en Turquía para evitar la persecución judicial.

Después de impugnar hace cinco años los resultados de las elecciones legislativas, el PRI fue incluido en la lista estatal de organizaciones terroristas y sus miembros procesados y encarcelados.

Este político ofrece una tercera vía entre las dictaduras seculares y los califatos yihadistas, lo que le ha valido ser amenazado de muerte tanto por las autoridades tayikas como por el grupo terrorista Estado Islámico.

Los observadores occidentales nunca han considerado democráticas unas elecciones en Tayikistán, país limítrofe con Afganistán que se independizó de la Unión Soviética en 1991, tras lo que vivió una cruenta guerra civil en la que murieron más de 100.000 personas.

En 2017, el hijo del presidente de Tayikistán, Rustam Emomalí, se convirtió en alcalde de la capital de esa república centroasiática, lo que le coloca como más que probable sucesor de su padre.

Un año antes, los tayikos aprobaron mayoritariamente en un referéndum una reforma constitucional para eliminar el límite de mandatos presidenciales, consulta que, según los analistas, forjó las bases de un nuevo régimen hereditario en uno de los países más pobres de Asia Central.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2022
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD