05-03-2020 / 13:40 h EFE

Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) ha recibido hasta un 2 % más de demanda en la línea Llobregat-Anoia, que ha achacado a la entrada en vigor de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) de Barcelona desde el pasado 1 de enero.

El presidente de FGC, Ricard Font, ha explicado en declaraciones a los medios este jueves que el impacto de la ZBE en su otra línea metropolitana Barcelona-Vallès, "ha sido imperceptible", aunque sigue siendo la línea metropolitana con más volumen de viajeros.

De cara al fin de la moratoria el próximo 1 de abril, Font ha reconocido que no sabe qué pasará con la demanda en sus líneas metropolitanas, pero ha asegurado que la línea del Vallès puede operar actualmente unos 70 millones de viajes anuales y en 2021 pasará a 100 millones: "Tenemos capacidad", ha afirmado.

FGC cerró 2019 con un nuevo récord en sus dos líneas metropolitanas, con un total de 91 millones de validaciones, lo que supone un 4,4 % más respecto al año anterior.

La línea Barcelona-Vallès acumuló 66,31 millones de viajeros, un 3,5 % más, y la línea Llobregat-Anoia obtuvo 24,72 millones de validaciones, es decir, un 7 % más que en el año anterior.

Por otro lado, la línea Lleida-la Pobla registró 251.506 validaciones, firmando un crecimiento interanual respecto al ejercicio anterior del 13 % y situándose como la red que más creció.

En su segmento de mercancías, FGC transportó 283.275 toneladas de potasa, 102.630 coches de Seat de su factoría de Martorell al Puerto de Barcelona, y realizó 1.269 circulaciones para transportar componentes de automoción para la automovilística española.

En paralelo, en 2019 la empresa pública invirtió 43,2 millones de euros en la fabricación de cinco locomotoras y 66 vagones de mercancías, que prestarán servicio a ICL y dejarán el parque de transportes de mercancías de FGC en nueve locomotoras y 164 vagones.

De cara al futuro, FGC prevé invertir hasta 1.000 millones de euros en los próximos diez años en infraestructuras y adquisiciones de convoyes, que permitirán doblar su capacidad de viajes.

El principal proyecto de la empresa pública es la prolongación de la L8 entre las estaciones de Plaza España y Gracia, que tras su entrada en funcionamiento entre 2025 y 2026 aportará unos 60 millones de viajes anuales más a la oferta de FGC.

En 2024 está prevista también la puesta en marcha del tren-tranvía del Camp de Tarragona, que aportará entre dos y cinco millones de viajes más a la oferta.

A esta cantidad se le deben sumar otros diez millones de viajes que la empresa pública calcula que ofertará cada año la lanzadera al Aeropuerto de Barcelona, entre 2022 y 2023, según los cálculos de FGC.

Además, en 2023 se llevará a cabo una ampliación de la capacidad de la línea del Llobregat-Anoia que traerá consigo hasta 20 millones más de viajes a la oferta anual para esta línea.

Por último, en el verano de 2021 se incorporarán a la línea del Vallès los 15 nuevos trenes que FGC compró en 2018, que servirán para reducir las frecuencias de paso de los convoyes y ofertar 30 millones de viajes anuales más en dicha línea.

En total, la empresa pública tiene previsto aumentar en 125 millones de viajes su capacidad anual hasta alcanzar una oferta de 225 millones de trayectos en 2030, lo que supone más del doble que su capacidad actual (unos 100 millones de viajes anuales).

El presidente de FGC ha apuntado que para 2030 sería "ideal" tener definido un proyecto constructivo para desdoblar la línea Barcelona-Vallès con un nuevo túnel, que permitiría aumentar la capacidad en otros 150 millones de viajes.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD