05-03-2020 / 16:32 h EFE

Julio de Vido, el ministro con más poder durante los gobiernos kirchneristas (2003-2015), dijo este jueves, tras ser liberado ayer luego de casi dos años y medio en prisión, que "el amor va a triunfar siempre sobre el odio" y se distanció del Gobierno de Alberto y Cristina Fernández.

"Mi relación es política, estoy de acuerdo con muchas de las cosas que ella (la expresidenta) está haciendo pero no soy oficialista, porque tengo profundas diferencias en la política económica y sobre todo en el tratamiento de la deuda", afirmó a la prensa el extitular de la cartera de Planificación Federal al acudir a los tribunales de Buenos Aires para notificar oficialmente su libertad.

SIN PELIGRO DE FUGA

Este miércoles, el Tribunal Oral Federal 1 (TOF 1) dispuso su excarcelación en el marco de una causa en la que De Vido -ministro de los Gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández (2007-2015)- está acusado de presunto fraude multimillonario en un proyecto minero en la localidad sureña de Río Turbio.

La Justicia consideró que ni hay peligro de fuga ni de que el exministro, encarcelado preventivamente por presunta corrupción desde finales de 2017 y que en los últimos tres meses estaba en prisión domiciliaria, entorpezca la investigación de la causa.

Además, el TOF 1 fundamentó su decisión de permitir a De Vido aguardar en libertad el juicio en su contra en sus problemas de salud y su edad, 70 años.

"La Justicia va finalmente a triunfar sobre la terrible persecución que sufrimos por parte del gobierno de (Mauricio) Macri (2015-2019)", aseveró De Vido, quien también cargó duramente contra la labor de diversos medios de comunicación del país.

"Salimos de pie, por la puerta de adelante, no por la puerta de atrás como me hicieron entrar detenido sin haber sido siquiera indagado, violando todos mis derechos constitucionales", subrayó, convencido de que "el amor va a triunfar siempre sobre el odio".

Cuando fue encarcelado en 2017, el exministro, que siempre se consideró un "preso político" se desempeñaba como diputado.

Pero la Cámara Baja lo despojó de sus fueros a petición de la Justicia, tanto por la causa de Río Turbio como por el supuesto pago de sobreprecios en la compra de gas licuado durante su tiempo de ministro, aunque en este caso se dictó más adelante la falta de mérito.

YA TIENE UNA CONDENA A PRISIÓN, PERO NO FIRME

En octubre de 2018 De Vido fue condenado a cinco años y ocho meses de prisión por fraude al Estado en relación a la llamada "tragedia de Once", que dejó 51 muertos en 2012 por el choque de tren ocurrido en Buenos Aires, esa sentencia todavía no es firme.

"Es todo parte de una persecución. No tengo miedo de nada, ni de volver a la cárcel ni mucho menos miedo de la tapa de ningún diario", enfatizó.

Ya el 12 de diciembre pasado, solo dos días después de que Fernández volviera al Gobierno, esta vez como vicepresidenta de Alberto Fernández, la Justicia había dispuesto que De Vido quedara libre en un caso en el que se investiga presuntos sobornos de empresarios de la obra pública a exfuncionarios kirchneristas, en el que, al igual que la expresidenta, está procesado.

Pero aunque dejó el penal de la localidad bonaerense de Ezeiza, siguió bajo prisión domiciliaria por estar acusado en la causa de Río Turbio.

LA RELACIÓN CON SU ANTIGUA JEFA

Consultado por si espera una llamada del actual presidente, que entre 2003 y 2008 fue jefe de gabinete de ministros de los Ejecutivos de Kirchner y Fernández, De Vido se mostró tajante.

"No espero ninguna llamada", señaló.

Asimismo, sobre si sintió si le apoyó la expresidenta, el exministro confesó que no sintió "nada".

"Me apoyó mi esposa, mis compañeros que vinieron a visitarme, los compañeros que estuvieron presos conmigo y gran parte del cariño y el afecto de todos los compañeros de todos los partidos políticos", sentenció.

De Vido definió como "presos políticos" al exvicepresidente Amado Boudou (2011-2015), condenado a 5 años y 10 meses de cárcel por cohecho pasivo y otros delitos y la activista y exdiputada del parlamento del Mercosur Milagro Sala, en prisión domiciliaria por su condena a 13 años de cárcel por defraudación al Estado, asociación ilícita y extorsión.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD