05-03-2020 / 19:10 h EFE

id, 5 mar (EFECOM).- Los antiguos gestores de la compañía Comapa han presentado una querella por falsedad documental contra uno de sus principales accionistas, el "gigante" cárnico Vall Companys, en el marco del enfrentamiento que mantienen ambas partes y que ya se dirime en sede judicial.

Según han explicado en un comunicado los responsables de Vall Companys -una de las principales firmas del sector a nivel nacional con más de 1.700 millones de euros de facturación-, la empresa ha reclamado este jueves ante el Juzgado de Instrucción número 9 de Granada el archivo y sobreseimiento de la denuncia.

La querella ha sido presentada por la sociedad Fleku 30, administrada por los hermanos David y Jaime Álvarez, que fueron director general y director comercial de Comapa -dedicada a la comercialización de jamones y productos del cerdo- hasta su salida, en abril de 2019.

Los hermanos -que a su vez también eran accionistas minoritarios- fueron cesados de sus cargos por la decisión de dos de los socios: Vall Companys, con un 28,9 % de las acciones, y Les Pedreres (sociedad controlada por Blai Parés), con un peso en el capital superior al 30 %.

Los accionistas justificaron la salida de los hermanos Álvarez debido a la detección de "irregularidades en la gestión" de Comapa, cuyas prácticas comerciales motivaron en 2018 la apertura de una investigación por parte de la Guardia Civil.

La que era la mayor distribuidora de ibéricos en España -proveedora de Carrefour y titular de la marca Jamones Sierra Alpujarra- fue acusada de vender jamones de origen polaco como si fueran de Granada e incluso de comercializar otros en mal estado.

Vall Companys entró en Comapa como accionista en 2013, y en 2018 concedió un crédito a ésta debido a su delicada situación financiera.

Ahora, los hermanos Álvarez piden al juez que declare nulo un cambio de los estatutos aprobado en febrero del pasado año que, en la práctica, implicaba que todas las decisiones del consejo de administración tuvieran que contar con el beneplácito de Vall Companys.

Los denunciantes argumentan que la modificación no se aprobó en junta de accionistas, mientras que la cárnica catalana -con sede en Lleida- contrapone que los cambios se adoptaron ante notario a través de una escritura pública que está firmada por el propio David Álvarez.

Después del cese de los hermanos Álvarez, el nuevo equipo gestor optó por solicitar el pasado mes de septiembre el concurso de acreedores en Comapa.

Desde Vall Companys han considerado que la denuncia responde a una estrategia de los antiguos directivos de la firma anticipándose a las acciones legales que la cárnica catalana podría iniciar por las irregularidades detectadas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2022
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD