08-03-2020 / 4:20: h EFE

Sin el trofeo en la Bombonera por una decisión salomónica de la organización de la Superliga por la disputa entre Boca y River, la plantilla celebró con su familia en el campo de juego, mientras que los hinchas primero festejaron en el estadio y luego se trasladaron al emblemático Obelisco porteño.

El desahogo de los hinchas tuvo que esperar al último minuto porque hasta que no llegó la noticia del empate de River en Tucumán y quedó sentenciado el triunfo de Boca ante Gimnasia no se pudo gritar campeón.

Con la angustia que habían generado en el último lustro todos los títulos del River de Gallardo, el festejo de esta Superliga marcó un desahogo para los simpatizantes xeneizes.

Ángela, por ejemplo, fue con sus tres hijos a la Bombonera y luego de la consagración mientras los jugadores todavía festejaban en el campo de juego le contó a EFE: "Algo me decía esta mañana que podía ser... y fue. Es muy emocionante para nuestra familia porque es el primer festejo sin mi papá que falleció hace dos meses".

Antonio, de 69 años, en tanto le relató a EFE la diferencia entre esta conquista de Boca y las anteriores: "Esta conquista tiene el valor de habérsela robado a River en la última fecha. Además veníamos golpeados y necesitábamos un mimo como este. Estoy muy feliz".

Adriana, en tanto, con su bebé Ignacio de apenas nueve meses en brazos, eligió tres personas para agradecer este título: "Gracias Román (Riquelme) por hacerte cargo del club, gracias Carlitos (Tevez) por volver a ser el de siempre y gracias Miguel (Russo) por aceptar nuevamente el desafío de Boca".

Sin el trofeo para la tradicional vuelta olímpica, que recién se dará en quince días cuando Boca vuelva a jugar como local por la Copa de la Superliga, el festejo de Boca tuvo fuegos artificiales y un espectáculo de luces en la Bombonera con los jugadores y sus familias en el campo de juego.

Luego de la medianoche, y con el título xeneize consumado la celebración se trasladó al Obelisco porteño, donde cerca de cuatro mil hinchas se congregaron para seguir con los festejos.

Hasta allí llegó Franco, de 42 años, con su esposa y sus dos hijos que al tiempo de explicar su presencia le contó a EFE: "Cuando terminó el partido le dije a toda la familia vamos para el Obelisco que jornadas como las de hoy tienen que celebrarse a lo grande".

Junto a ellos, un grupo de australianas intentaban entender qué era lo que estaba sucediendo y cuando le explicaron, Daiana le relató a EFE: "Hace seis meses que estamos planificando este viaje y justo llegamos para esta celebración. Están todos muy contentos".

Sin incidentes y con una fuerte custodia policial, los simpatizantes de Boca celebraron, cantaron y aplaudieron esta conquista que tuvo el sabor extra de habérsela ganado en un mano a mano al eterno rival, River.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD