08-03-2020 / 10:00 h EFE

Mañana 9 de marzo se cumplirán seis meses de la muerte de Sahar Jodayari, una joven iraní de 29 años y todo un símbolo ya de la lucha por la igualdad de la mujer, que se inmoló frente a una oficina del Poder Judicial después de ser detenida por intentar entrar a un campo de fútbol disfrazada de hombre.

Conocida en su país como "la chica azul", por los colores de su equipo, el Esteghlal de Teherán, Sahar Jodayari falleció por las quemaduras que se produjo en el 90 por ciento de su cuerpo al prenderse fuego, tras conocer que podía ser condenada por ello como se informó en un principio.

Días después, su familia, a través de la agencia del poder judicial iraní, Mizan, desmintió que el motivo de su inmolación fuera esa condena.

Con la sombra de la duda sobre el caso, lo cierto es que su muerte generó importantes reacciones y permitió abrir puertas para que las mujeres de su país, y también de otros, entraran libremente en un campo de fútbol.

En marzo de 2019 Sahar Jodayari fue detenida por la policía de Teherán cuando intentaba entrar al estadio Azadí para ver a su equipo. Iba vestida de hombre y por eso pasó dos días en la cárcel de Gharchak.

Tras su muerte la ONU y organizaciones pro derechos humanos alzaron la voz contra la situación discriminatoria para la mujer en Irán y también la FIFA, el organismo que rige el fútbol mundial con 211 federaciones asociadas, entre ellas la iraní, hizo lo propio, pero dio un paso más y actuó.

Intervino para que las mujeres en Irán pudieran entrar al campo a ver el partido entre las selección iraní y la de Camboya el último 10 de octubre. Para comprobarlo desplazó a Teherán una comisión que supervisó los preparativos y el desarrollo del mismo.

Desde el triunfo de la Revolución Islámica en 1979, Irán es el único país que mantiene este tipo de prohibición para las mujeres en el fútbol. Solo había hecho alguna excepción en partidos en los que permitió el acceso a las que eran familia de jugadores, a diplomáticas o a empleadas de la Federación Iraní.

La apertura de puertas en el Irán-Camboya, de clasificación para el Mundial 2022, restó trascendencia al 14-0 con el que terminó el encuentro pero fue todo un símbolo, aunque hubo limitación de entradas por género -4.600 para mujeres de 78.000, según organizaciones como Human Rights Watch (HRW) y Open Stadiums- y las mujeres ocuparon cinco sectores de las gradas, separadas de los hombres.

Tampoco se mezclaron hombres y mujeres periodistas, ya que las últimas que intentaron acreditarse como cámaras de televisión o fotógrafas no pudieron hacerlo para evitar su presencia junto a los hombres en el campo.

Las limitaciones existieron, pero el foco estuvo en las puertas del estadio abiertas para aquellas que acudieron libre y voluntariamente a un partido de fútbol.

El gesto o el paso hacia cierta apertura dado en Irán también se vio después en Arabia Saudí, un país donde la prohibición de acceso a los campos de fútbol para la mujer no es absoluta pero sí hay condiciones.

Fue con la Supercopa de España en Yeda, una competición que la Federación Española decidió celebrar allí y que defendió, entre otros argumentos, con el mensaje de la UEFA de utilizar el fútbol "como elemento de integración en países donde hay limitaciones".

Las mujeres en Arabia pueden entrar a los campos, pero deben hacerlo en familia, con sus maridos, nunca por su cuenta en la zona habilitada para el público masculino, siempre en su espacio.

El pasado enero, la primera semifinal de la Supercopa española entre Valencia y Real Madrid, contó con mujeres que actuaron como voluntarias, con túnica negra y velo, pero también con público femenino, escaso en número pero grande por poder asistir libre y voluntariamente como habría querido hacer Sahar Jodayari, que abrió puertas con su muerte.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD