11-03-2020 / 16:01 h EFE

Al anunciar su disposicin de seguir en el Kremlin hasta 2036, el presidente ruso, Vladmir Putin, ha convertido el plebiscito sobre la reforma constitucional en un referndum acerca de su figura y su posible permanencia en el poder despus de 2024.

"Como ustedes, queridos amigos, decidan, como ustedes voten el 22 de abril, as ser", dijo Putin al intervenir ante la Duma (Cmara de Diputados).

PUTIN O EL CAOS

Es decir, si los rusos apoyan las enmiendas constitucionales, muchas de las cuales son meramente superfluas -la fe en Dios, la prohibicin de ceder territorio, la indexacin de pensiones o el matrimonio heterosexual- Putin se sentira legitimado para optar a un nuevo mandato presidencial.

Putin apela principalmente al voto del miedo, el miedo al cambio entre los rusos. El cambio son las nuevas tecnologas, el liberalismo democrtico, la relatividad moral, las minoras sexuales o la historiografa occidental.

Cualquier pequeo cataclismo trae a la memoria de los rusos los "salvajes" aos 90, cuando la desintegracin de la Unin Sovitica convirti de la noche a la maana a los rusos en ciudadanos de segunda.

Y es que el Kremlin ha apostado abiertamente por el aislamiento. Una especie de nueva autarqua que reduce la dependencia de Rusia de los mercados y las divisas occidentales, y, siguiendo la senda china, intenta romper lazos con internet, con la opcin de desconectarse de la red mundial.

Lo dijo el propio Putin: ni el coronavirus -Rusia fue la primera en cerrar las fronteras con China- ni la cada de los precios del petrleo o los vaivenes del rublo amenazarn la soberana nacional o alterarn la estabilidad que l trajo cuando lleg al poder hace veinte aos y que algunos llaman abiertamente "anquilosamiento".

Las dos cmaras del Parlamento ruso, la Duma y el Senado, aprobaron hoy sin apenas debate la reforma constitucional. Ahora, slo falta que los rusos acudan a las urnas.

"Putin puso de pie a una Rusia que estaba arrodillada (...) y, por eso, debe tener la posibilidad de participar en las elecciones", dijo este mircoles la presidenta del Senado, Valentina Matvienko

REFERNDUM ADULTERADO

La elegida para presentar la enmienda constitucional que permitir a Putin seguir en el Kremlin fue otra mujer, la primera cosmonauta de la historia, Valentina Tereshkova, figura que representa el orgullo sovitico y la lealtad a la Rusia de Putin.

"El que decidir ser el pueblo", proclam.

No es del todo as, ya que Putin no ha convocado un referndum, sino un plebiscito, opcin que la oposicin liberal ha considerado ms propio de una dictadura que de una democracia.

El procedimiento elegido "despierta muchas preguntas, ya que por ahora no est claro quin contar (los votos) y si habr observadores. Y es que la Constitucin slo se puede cambiar por medio de un referndum. Por cierto, eso est escrito en la misma Constitucin", denunci Ludmila Narusova, viuda del histrico alcalde de San Petersburgo y padrino poltico de Putin, Anatoli Sobchak.

La senadora, que critic hoy tambin la votacin relmpago en el Senado, asegur que la "votacin nacional rusa" es un "invento administrativo" que "no suena muy democrtico".

"Como que todo el pueblo va a votar, pero, en realidad, no son ms que juegos polticos", lament.

PUTIN 2036, VICTORIA SEGURA

Putin lo tiene fcil, ya que un plebiscito no exige un mnimo de votantes para que la reforma sea aprobada. Todo lo contrario que un referndum, que tambin permitira a la oposicin hacer campaa a favor del no.

Pocos dudan de que los rusos, es decir, los que trabajan para el Estado -militares, funcionarios, profesores y personal mdico- votarn a favor de que Putin siga dirigiendo su destino.

El nico obstculo en el camino de Putin es el Tribunal Constitucional (TC), que debe dar el visto bueno a la reforma despus de que sea aprobada por las asambleas legislativas regionales.

Los analistas lo dan por hecho, aunque existe un precedente en el que el TC rechaz la posibilidad de que el primer presidente ruso, Boris Yeltsin, se presentara a un tercer mandato presidencial, tras lo que cedi el poder a Putin.

Fue en 1998, aunque la Constitucin del 93 se aprob durante el primer mandato de Yeltsin, que, adems, en un primer momento se postul a presidente de la Repblica Socialista Federativa Sovitica de Rusia (12 de junio de 1991).

VOCES CRTICAS EN REDES SOCIALES

Las redes sociales arden desde que Putin anunciara sus planes de futuro. Unos recuerdan que, mientras la incipiente democracia postsovitica pereci con el caoneo del Parlamento (1993), la putinista muri definitivamente "entre aplausos".

"Eso s que da miedo y no el coronavirus", comentan algunos.

Y es que para muchos rusos que dependen del paternalismo del Estado el fin de la incertidumbre ha supuesto un alivio, aunque el poder adquisitivo no ha dejado de caer en los ltimos aos.

Que las autoridades tenan todo atado y bien atado qued claro cuando el alcalde de Mosc, Serguei Sobianin, suspendi por la amenaza del coronavirus todas las actividades pblicas con ms de 5.000 personas, justo despus de que la oposicin extraparlamentaria anunciara una protesta para 50.000 personas para dentro de diez das.

A los detractores de la reforma constitucional slo le ha quedado la opcin de montar piquetes individuales frente al Parlamento. As de solos se han quedado los rusos que se oponen a que Putin se perpete en el poder.

"Maana son las elecciones anuales del Benefactor. Maana le entregaremos las llaves de la fortaleza inquebrantable de nuestra felicidad", dice el libro "Nosotros" de Yevgueni Zamiatin, considerada la precursora de "1984" de George Orwell.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo ms tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD