12-03-2020 / 12:51 h EFE

El Museo Guggenheim Bilbao ha abierto este jueves una exposición audiovisual de William Kentridge en la que el artista sudafricano homenajea al mago del cine George Méliès, quien fue pionero en el uso de técnicas como el movimiento inverso, la animación, el corte y el fundido.

La exposición, titulada "William Kentridge: 7 fragmentos" y que se podrá visitar hasta el próximo 14 de junio, consta de tres obras audiovisuales que se proyectan en nueve pantallas, en las que el autor sudafricano evoca la obra del francés George Méliès, como su histórica película "Viaje a la luna" (1902), y se autorretrata de forma "onírica" trabajando en su estudio con sus dibujos animados.

William Kentridge (Johannesburgo, 1955) está considerado una figura fundamental de la videoinstalación y es especialmente conocido por unos característicos cortometrajes de animación en los que mezcla los lenguajes del dibujo, el cine, la coreografía o la escenografía.

En la exposición abierta en el Guggenheim Bilbao, fruto de la colaboración del museo con la Fundación Sorigué, Kentridge muestra unas obras filmadas en blanco y negro que combinan imágenes reales del artista y dibujos realizados con su particular técnica de "stop motion", que en este caso consiste en realizar dibujos a carboncillo, mostrarlos a cámara, borrar algunas partes y volver a dibujarlas, de modo que cada imagen de la animación final conserva las borraduras de versiones anteriores.

Se trata de unas imágenes realizadas de forma "artesanal" y que en la exposición se convierten en un "flujo continuo de dibujos, fotos e imágenes en movimiento", ha destacado el comisario de la muestra, Manuel Cirauqui.

De las tres obras que componen la exposición, "7 fragmentos para Georges Méliés" es la película que da título a la muestra. En ella, Kentridge se muestra interactuando con sus dibujos animados en su estudio, convertido en una especie de "escenario cósmico".

En otra pieza, "Día y noche", el autor sudafricano filma una "invasión de hormigas". Kentridge sufrió una plaga de estos insectos en su estudio y la aprovechó -creó regueros de azúcar en el suelo- para crear una obra en la que las hormigas parecen formar nubes de estrellas.

La tercera obra de la videoinstalación, "Viaje a la luna" es un homenaje a la obra homónima de Géorge Méliès de 1902 y cuenta con una banda sonora original compuesta por Philip Miller que llena el espacio de la sala.

George Méliès (1861-1938), uno de las pocas personas que tuvieron la fortuna de asistir el 28 diciembre de 1895 en París a la primera exhibición pública del cinematógrafo llevada a cabo por los hermanos Lumière, se convirtió en uno de los pioneros del cine y de los efectos especiales. Su obra principal es "Viaje a la luna", con el famoso fotograma en la que una bala de cañón aparece incrustada en el ojo de una luna con rostro humano.

En la videoinstalación de William Kentridge, es la cafetera del artista sudafricano la que, por medio de dibujos animados, se convierte en la bala que se clava en la luna. El autor emplea otros objetos cotidianos de su estudio, como trapos o un periódico, para construir un "microcosmos" de imágenes.

Kentridge "se remite al cine primitivo, a la foto temprana" para crear un universo de imágenes con procedimientos casi de la "alquimia", ha indicado el comisario de la exposición. Esta instalación audiovisual, que Kentridge presentó en 2003, se corresponde con el "momento central" de su carrera y constituye una especie de "cúspide" en la obra del artista.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2022
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD