12-03-2020 / 16:32 h EFE

La Junta de Castilla y León se ha dirigido este jueves al Gobierno de España y a la Conferencia Episcopal para solicitar y recomendar la suspensión de la Semana Santa en la Comunidad, que el año pasado tuvo un impacto económico de 68 millones.

En rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Francisco Igea, ha reconocido que esta medida puede tener "un impacto económico, social y moral", pero "más impacto moral sería no tomarla".

El también portavoz del Ejecutivo regional, que ha dicho que espera una repuesta del Gobierno y la Conferencia Episcopal a la petición de suspender la Semana Santa.

Fuentes de la Consejería de Cultura han precisado que la Comunidad tiene el informe del impacto económico de la Semana Santa del 2019 pero no de la de este año, aunque están analizando cómo afectaría una suspensión ese año.

Ha insistido Igea en que aunque las medidas adoptadas en la Comunidad para hacer frente al coronavirus son duras y pueden contar con desaprobación de algunos colectivos su responsabilidad primera es "salvar vidas y la salud" de los ciudadanos, y de eso no se van a "apear".

La Junta también ha ampliado a Burgos capital la prohibición de actos y ceremonias litúrgicas, que ayer ya acordó para la zona de Miranda de Ebro y su área de influencia que comprende el Condado de Treviño y Pancorbo.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2021
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD