14-03-2020 / 12:20 h EFE

Los Mossos han detenido a cuatro albaneses, de entre 27 y 44 años, acusados de formar una banda que se dedicaba al cultivo y tráfico de marihuana en la provincia de Lleida, así como al robo de casas aisladas.

Los hombres, que han ingresado en prisión y que ya habían sido arrestados anteriormente en otros países europeos, fueron detenidos el pasado 4 de marzo acusados de delitos contra la salud pública, organización criminal y defraudación del fluido eléctrico.

Agentes de la División de Investigación Criminal de la Región Policial de Ponent han podido documentar que, desde 2018, los detenidos cometían robo con fuerza en casas aisladas situadas en urbanizaciones, para garantizarse la huida.

Dos de los cuatro detenidos habían participado, según informan este sábado los Mossos en un comunicado, en robos en casas de la Sentiu de Sió y Bell-lloc d'Urgell.

Los detenidos actuaban por la tarde, tras comprobar que no había luces encendidas, lo que les permitía conocer si había alguien el interior.

Generalmente escalaban hasta las plantas superiores y entraban en las casas tras forzar la ventana o puerta que era más fácil de abrir. Una vez dentro, sustraían dinero, joyas y dispositivos electrónicos.

Posteriormente, este grupo se dedicó al cultivo intensivo y al tráfico de marihuana, ya que le comportaba menos riesgos que los robos.

Los detenidos acabaron conformando una banda de estructura piramidal, con roles y funciones delimitadas y con un líder que realizaba funciones organizativas y establecía los contactos para la distribución y venta de la marihuana.

Los otros tres hombres se encargaban, entre otras labores, de la vigilancia y mantenimiento de las plantaciones de marihuana en los municipios de Algerri y Bellvís.

Los hombres, según los Mossos, prácticamente no salían de las casas para pasar desapercibidos en los citados municipios y se desplazaban en coches a nombre de terceras personas que no tenían ninguna vinculación con la organización.

En las plantaciones, los detenidos robaban de la red general el suministro eléctrico, gracias al que conseguían casi cinco cosechas al año.

Los Mossos localizaron en las dos plantaciones 1.347 plantas y 642 gramos de cogollos, con un precio estimado en el mercado ilegal de 3.238 euros.

La policía catalana ha señalado que la investigación continúa abierta y no descarta nuevas detenciones.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD