14-03-2020 / 13:50 h EFE

El fiscal Félix Martín ha acusado de falso testimonio al padre de la guardia urbana de Barcelona Rosa Peral, acusada de matar a su novio, Pedro Rodríguez, confabulada con su amante Albert López, así como a un vecino de ella y al excabo del cuerpo J.J. Leal, a éste último también por encubrimiento.

El representante del Ministerio Público lo ha anunciado en sus conclusiones ante el jurado popular de la Audiencia de Barcelona que juzga a Rosa y Albert por el presunto asesinato de la víctima en mayo de 2017, cuyos restos fueron hallados en un vehículo calcinado en una pista forestal del pantano de Foix.

Tal como ya anunció al final de las respectivas declaraciones de los tres testigos, el fiscal ha decidido deducir falso testimonio al padre de Rosa, Francisco Peral, por haber negado que su hija le pidiera mentir y argumentar que se "equivocó" cuando dijo que vio a la víctima un día después del crimen.

Francisco declaró el pasado 17 de febrero y afirmó que se confundió al decir a la policía que vio a su yerno y no a un vecino un día después del asesinato, a pesar de que los Mossos d'Esquadra dijeron que les había confesado que "mintió" porque la acusada "se lo había pedido".

La fiscalía también deducirá falso testimonio y un delito de encubrimiento al cabo J.J. Leal, que fue superior de Rosa y Albert en la Guardia Urbana y que todavía conserva la amistad.

El fiscal sospecha que ayudó a la procesada a construir una coartada a raíz de una conversación telefónica en la que se referían a los problemas de memoria del padre de Rosa después de que éste presuntamente mintiera a la policía.

Considera así que la llamada fue una "farsa" teatralizada a sabiendas de que sus teléfonos estaban siendo pinchados.

Por otro lado, el fiscal también ha acusado de falso testimonio a Manuel G., un vecino y amante de la procesada, al entender que tenían una relación más íntima de lo que éste admitió durante el juicio, en el que recalcó que su relación se limitó a un único encuentro sexual.

Se trata del mismo testigo que vive frente al domicilio de Rosa en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) y que en fase de instrucción dijo haber escuchado el ruido de una motosierra la mañana del 3 de mayo de 2017, cuando el cadáver de Pedro supuestamente ya había sido trasladado al pantano de Foix y quemado dentro de su vehículo.

De abrirse diligencias e instruirse las causas contra los tres acusados, éstos podrían enfrentar penas de prisión de hasta tres años de cárcel.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD