17-03-2020 / 11:00 h EFE

"No podemos dejar a una víctima de violencia de género sin asistencia ni a un detenido en calabozos, pero necesitamos protección". Jueces, fiscales, funcionarios, policías, detenidos, víctimas y abogados siguen coincidiendo en los juzgados de guardia, con falta de medios en el estado de alarma.

Antes de que entrara de guardia hace justo una semana, los compañeros de María Eslava, jueza en Vilanova i la Geltrú (Barcelona), ya habían pedido desinfectante de manos y mascarillas a la gerencia, pero les dijeron que "agua y jabón", así que ella acudió a trabajar con su bote de alcohol.

Los interrogatorios, explica, se hacen en el despacho del juez, que es muy pequeño; ahí se juntan el juez, el fiscal, el abogado de la víctima, el de la defensa, el detenido, los dos mossos de custodia... "Imposible guardar las distancias; lo único que pudimos hacer fue dejar la puerta abierta para ventilar. Al suspenderse las actuaciones programadas estamos usando ahora las salas de vistas".

Con el estado de alarma ante la pandemia del coronavirus, comenta a Efe algo aliviada, han bajado momentáneamente los casos que llegan al juzgado, pero la semana ha sido "horrorosa".

Ante la falta de directrices, han ido improvisando las medidas de prevención y siguen sin mascarillas ni guantes. Este lunes recibieron unos botes de gel desinfectante para las manos y este martes, cuenta, se ha llevado una grata sorpresa al ver a los funcionarios del juzgado que entran de guardia con mascarillas, pero las había llevado uno de ellos de casa.

Echa en falta también instrucciones comunes para situaciones que se presentan cada día. "Cuando pensamos que enviar a prisión a un detenido es una medida demasiado gravosa, dictamos que acuda al juzgado semanalmente a firmar. He dejado de hacerlo; no puede ser que haya orden de confinarse en casa y que yo obligue a un investigado a salir para venir al juzgado".

"Es una situación descorazonadora. Solo puedo actuar bajo criterios jurídicos, pero si envío a alguien a prisión ¿cómo sé que no estoy enviando a la cárcel a alguien con capacidad de infectar al resto de reclusos", se pregunta Eslava, miembro de la Asociación Judicial Francisco de Vitoria.

Similar escenario se encuentran los fiscales, que ya han pedido al Ministerio de Justicia, a través de la Fiscalía General, los medios de prevención, protección y desinfección imprescindibles, dada la falta de suministro en "muchas" sedes.

"El panorama es muy dispar, pero no hay sistemas de protección generalizados", resume a Efe la presidenta de la mayoritaria Asociación de Fiscales, Cristina Dexeus.

En algunas localidades cuentan con un kit de protección -guantes y mascarilla- entregados por el ministerio o por la consejería correspondiente, o se ha anunciado la fumigación del juzgado, pero hay diferencias incluso dentro de una misma comunidad autónoma y no son pocos los que se llevan los guantes de casa.

Cada juzgado está adoptando las precauciones que estima pertinentes y en general, apunta, se está tomando declaración al detenido manteniendo distancias prudenciales, pero no se están practicando otras muchas actuaciones.

María Jesús Monreal, abogada de oficio en el campo de la violencia de género y diputada del Colegio de Abogados de Zaragoza, también reconoce que se necesitan más medios de protección, pero apela al "sentido común" y a la "serenidad" en una situación "excepcional": "Iremos adaptándonos poco a poco".

Desde su coche, donde se ha refugiado para no estar en la calle tras asistir a una víctima, admite que la guardia de este lunes fue tranquila, aunque "atípica": se vio en la situación de estar hablando con un inspector, una intérprete y la víctima "a tres metros" de distancia, prácticamente en la puerta de la comisaría.

Por suerte, dice, todo salió bien, aunque tiene compañeros que han tenido que llevarse su propia mascarilla porque se han encontrado situaciones más difíciles.

Ella misma reconoce que tiene una guardada porque convive con su madre, de más de 90 años. "Si yo me la pongo en la comisaría, la tengo que tirar, no me vale para usarla en casa", señala. En cualquier caso, asegura, "no habrá una asistencia que no se haga".

El Consejo General de la Abogacía ha "exigido" que la atención a detenidos o víctimas de violencia de género se realice por vías telemáticas y, cuando no sea posible, en lugares donde haya una distancia mínima de seguridad.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2022
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD