20-03-2020 / 11:11 h EFE

El trimestre de diciembre, enero y febrero ha presentado un carácter muy cálido en Aragón, pero también húmedo y la tendencia para la primavera que acaba de comenzar es que se mantenga la tónica en cuanto a temperaturas cálidas, por encima de la media del periodo de referencia 1981-2010, y escasa en precipitaciones.

El trimestre pasado en esta Comunidad autónoma arrojó una anomalía de 1,9 grados por encima de la media, con valores que oscilaron entre los 0,8 grados de Castellote y los 3,4 de Fanlo-Refugio de Góriz superiores a las normales climatológicas de dicho periodo, según el balance que ha hecho público este viernes la delegación territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Por meses, diciembre fue muy cálido, enero normal y febrero muy cálido.

Las tres capitales de provincia presentaron un carácter muy cálido; en Zaragoza de 1,8 grados por encima de la media del periodo, con 9,1 grados de temperatura media, y en Huesca de 1,4 grados, con 7,4 de media.

Teruel registró además una máxima histórica de las temperaturas medias, con 6,9 grados, 0,1 grado más que la marcada en el invierno de 1989-90 y 2,5 más que la media del periodo de referencia.

También superó el anterior valor más alto de temperatura media de las máximas, con 14,3 grados frente a los 13,6 del mismo trimestre de 2015-16 y volvió a marcar una temperatura máxima absoluta para un mes de marzo, con los 28 que alcanzó el pasado día 12, la misma registrada el 23 de marzo de 2001.

En estas tres capitales, diciembre y enero presentaron anomalías positivas mientras que enero se mantuvo más normal y fue el mes donde se produjeron las heladas más fuertes, aunque no muy frecuentes, y sobre todo en los episodios de niebla.

Las mínimas más bajas se alcanzaron en Teruel y en los Pirineos con valores de hasta 14 grados bajo cero en los días previos a la borrasca "Gloria" que afectó a la península entre el 19 y el 23 de enero.

En cuanto a precipitaciones, el trimestre fue en general húmedo con un volumen de 41 litros por metro cuadrado por encima de la media en el conjunto de la región, aunque con contrastes territoriales, ya que en Santa Eulalia del Campo llovió un 38 % menos y en Oliete, también en la provincia de Teruel, se registró un volumen de precipitaciones de un 200 % más.

El balance por meses fue de un diciembre húmedo, un enero muy húmedo y un febrero extremadamente seco.

En Zaragoza y Huesca tuvo un carácter húmedo. En la capital aragonesa llovió un 40 % más con 89,4 litros por metro cuadrado, 25,5 l/m3 más, mientras que en la altoaragonesa se alcanzaron los 148 litros por metro cuadrado, 48,8 litros más (+49 %).

En Teruel, el volumen de precipitaciones fue normal, 38,8 litros por metro cuadrado, un 26 % menos.

En las tres capitales, el periodo más significativo de precipitaciones fue el asociado al temporal ocasionado por la borrasca "Gloria", que hizo que en el mes de enero lloviera el triple de lo normal en Huesca (90 litros por metro cuadrado) y en Zaragoza (63 l/m2).

Este fenómeno permitió empezar el mes de marzo con valores acumulados por encima de la media en estas dos capitales y en torno a su valor normal en Teruel, en este caso gracias a la reciente depresión atmosférica aislada en niveles altos (DANA).

Para el trimestre actual (marzo-abril-mayo) los cálculos de la Aemet es de un 55 % de probabilidad de que sea cálido, un 35 % normal y un 10 % frío y en precipitaciones existe un 50 % de posibilidad de que sea seco, un 30 % normal y un 20 % húmedo.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2022
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD