23-03-2020 / 13:01 h EFE

Las restricciones por el estado de alarma ante el coronavirus han provocado una drástica caída del tráfico en Cataluña, de casi el 60 % los días laborales y cercana al 90 % en fin de semana, lo que ha propiciado que por primera vez en años no haya muerto nadie en accidente a lo largo de quince días.

"Tantos días seguidos sin accidentes mortales no los recuerda nadie en el Servicio Catalán de Tráfico (SCT)", ha asegurado, en declaraciones a Efe, el director de este organismo de la Generalitat, Juli Gendrau, que insiste en la importancia de reducir la movilidad viaria, no sólo para no propagar el coronavirus, sino también para no hipotecar a los equipos de emergencia que luchan contra el COVID-19 activándoles ante un accidente de tráfico.

Según datos del SCT, a los que ha tenido acceso Efe, hasta el pasado 8 de marzo la evolución de la mortalidad viaria en Cataluña era un poco superior a la del mismo periodo de 2019, aunque desde entonces la tendencia se ha invertido y hasta este lunes, 23 de marzo, la reducción se sitúa en un 14 % respecto al mismo periodo del año anterior: hubo 29 fallecidos en 2019 y 25 este año.

Y todo ello gracias a un descenso de la mortalidad viaria que este mes de marzo se sitúa en el 63 % respecto al mismo periodo del pasado año: hubo 11 muertos entre el 1 y el 23 de marzo de 2019 y llevamos cuatro en este mes -el último, el domingo día 8-.

Pero no sólo ha bajado la cifra de muertos, sino también la de heridos graves: pese a que hasta mediados de este mes el porcentaje de casos iba parejo al del año anterior, la caída se sitúa ya en un 32 %. Hasta hoy ha habido 114 heridos graves en accidente de tráfico en Cataluña, frente a los 168 del mismo periodo el año anterior.

Según Gendrau, a ello ha contribuido de forma decisiva la drástica caída de la movilidad, especialmente en los accesos a Barcelona, pero también en las grandes vías de comunicación viaria, que también van a la baja aunque no tanto porque siguen circulando camiones para abastecer los servicios de primera necesidad.

En concreto, en la primera semana entera desde que el pasado sábado 14 de marzo se activó el estado de alarma en España, el tráfico en las entradas y salidas de Barcelona ha bajado progresivamente de un 50 % inicial hasta un 66 % el pasado viernes, mientras que el fin de semana -con los controles para evitar los viajes a segundas residencias- se ha disparado hasta el 90 %.

El lunes 16 de marzo -el primer laborable con el estado de alarma- circularon por los cerca de 55 carriles de entrada y salida del área de Barcelona un total de 456.051 vehículos, lo que supone un descenso del 49,9 % respecto al último lunes de referencia sin medidas por el coronavirus, el 9 de marzo, cuando se desplazaron por este anillo un total de 911.613 vehículos.

Desde entonces, la caída de la circulación ha sido constante en los accesos a Barcelona: el martes 17 de marzo circularon 393.552 vehículos (un 57 % menos respecto a los 911.592 del 10 de marzo); el miércoles 18 de marzo, 371.518 vehículos (un 5 9% menos que los 914.161 del 11 de marzo), el jueves 19 de marzo, 341.423 vehículos (un 61 % menos que los 898.341 que el 12 de marzo) y el viernes 20 de marzo, 329.301 (un 66 % menos que el último viernes de referencia, en este caso el 6 de marzo, con 963.988).

El descenso en el primer anillo viario del área de Barcelona ha sido todavía más acusado durante el pasado fin de semana, en que los Mossos d'Esquadra establecieron en toda Cataluña 200 controles para evitar desplazamientos a segundas residencias.

En concreto, el sábado 21 de marzo circularon por el primer anillo de Barcelona 89.752 vehículos, lo que supone una reducción de 89 % respecto a los 768.545 del 7 de marzo; mientras que ayer domingo, 22 de marzo, se desplazaron 51.604 vehículos en las entradas y salidas a Barcelona, un 92 % menos que el domingo 8, cuando se contabilizaron 653.180.

Una muestra de que el fin de semana la mayoría de catalanes se han quedado en casa son los datos registrados en el Túnel del Cadí, una de las principales vías para destinos de montaña, que acostumbra a saturarse cada domingo en el regreso a Barcelona.

Según los datos consultados por Efe, este fin de semana ha sido uno de los que ha contado con menos afluencia en su historia: ayer domingo lo utilizaron 104 vehículos de bajada, lo que supone un descenso del 99 % respecto a los 10.025 del 8 de marzo.

En las grandes autopistas de Cataluña también ha caído la circulación, aunque no de forma tan drástica, en parte debido a que siguen circulando camiones que atraviesan esta comunidad para repartir productos de primera necesidad.

En el peaje de la AP-7 en La Jonquera (Girona), en la frontera con Francia, el primer fin de semana con estado de alarma se multiplicó la circulación en sentido a Francia, en parte porque muchos residentes europeos optaron por regresar a su país.

En concreto, el sábado 14, el tráfico hacia Francia subió un 27 %, mientras la cifra de vehículos que pasaban el peaje en dirección a España bajó un 30 %, y el domingo el aumento hacia Francia se quedó en el 15 % y el descenso hacia España se disparó hasta el 61 %.

Desde entonces, el tráfico por La Jonquera ha ido cayendo progresivamente: este domingo hacia Francia ha bajado el 63 % y hacia España el 80 %.

También el tráfico en el peaje de Martorell (Barcelona), en la AP-7, uno de los principales puntos calientes en las retenciones de los fines de semana, ha caído progresivamente, ya que el lunes 16, el primer laborable de confinamiento, descendió un 43 %, y el viernes hasta el 66 %, mientras que el sábado el descenso fue del 84 % y el domingo del 89 %.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD