24-03-2020 / 19:30 h EFE

El conseller de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Chakir el Homrani, ha admitido que la mayoría de las 1.073 residencias geriátricas de Cataluña se hallan "en una situación complicada" y ha recordado que no se produce ningún ingreso para que tengan habitaciones libres para aislar a posibles contagiados.

En una entrevista en TV3, El Homrani ha dicho que colaborarán con la investigación abierta por la Fiscalía de Cataluña sobre los fallecimientos ocurridos en las residencias de Capellades (13) y Olesa de Montserrat (10) y que su propio departamento también ha abierto una investigación.

El Homrani ha dicho que se trata de dos casos diferentes, porque en Capellades se optó por trasladar a varios internos contagiados al hospital de Igualada, donde fallecieron, mientras que en Olesa se hizo una atención dentro del establecimiento.

El conseller ha defendido que su departamento ha hecho "contratos específicos de limpieza" y desinfección y que en su opinión lo que hay que hacer es "trabajar y colaborar para que se den las menos situaciones posibles, siendo conscientes de que son el colectivo más vulnerable".

"La situación que viven gran parte de las residencias de Cataluña, más de 1.000, es muy complicada, especialmente las más pequeñas que no tienen espacios para confinamiento", ha admitido el conseller, que ha insistido en que no se va ha permitir ningún ingreso nuevo "para tener espacios de aislamiento".

También ha anunciado que ha llegado a un acuerdo con el departamento de Salud para que a partir del jueves, cuando se espera que lleguen test rápidos de coronavirus, los profesionales que trabajan en las residencias sean igual de prioritarios que los sanitarios.

El Homrani ha pedido hacer un "reconocimiento también a los trabajadores sociales, especialmente a los de residencias.

La directora de la residencia Bellavista de Caldes d'Estrac, Sònia Martínez, ha explicado la situación desesperada en que se encontró ayer, cuando falleció una anciana del centro, aparentemente de un cuadro gripal, cuando el médico de la residencia se encuentra en cuarentena y la enfermera de baja por una operación.

Martínez ha relatado a TV3 que tras llamar al ambulatorio que le corresponde no consiguió que ningún médico le certificara la muerte de la anciana, pese a que recurrió a varios CAP, hasta que consiguió que una doctora del CAP de Sant Vicenç le hiciera el certificado de defunción por teléfono.

La directora ha explicado que tuvieron a la anciana tres días aislada en una habitación antes de morir, pero nadie le ha hecho la prueba del coronavirus ni tampoco a sus otras dos compañeras de habitación ni al personal que la atendió porque le dijeron que "no le pueden hacer la prueba del coronavirus a una difunta".

En el departamento de Salud le indicaron que tenía que aislar a las dos compañeras de la habitación de la difunta, pero las dos tienen varias patologías, una de ellas es invidente y la otra sufre de demencia y no para de moverse y salir de la habitación "porque no entiende" lo que le explican, por lo que han tenido que montar barreras con las butacas de la sala para aislarla para que no se mueva de allí.

"Tenemos a todo el personal en situación de incertidumbre porque no sabemos si somos positivos; ¿Hemos de estar sufriendo 14 días esta situación personal los que hemos estado en contacto con la difunta?", se ha preguntado la directora.

Martínez también ha denunciado que la anciana murió ayer sobre las 10 de la mañana y la funeraria no han venido a retirar el cuerpo hasta esta tarde. "Si aún no hemos llegado al pico, qué pasará cuando lleguemos?", se ha preguntado la directora.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD