27-03-2020 / 8:50: h EFE

ú, 27 mar (EFECOM).- La agencia internacional Standard & Poor's (S&P) mantuvo la calificación de las obligaciones de Rusia en divisas a largo plazo en BBB-, el nivel más bajo de inversiones, con perspectiva "estable", y tampoco modificó su calificación BBB de la deuda rusa a largo plazo en moneda nacional.

Según el comunicado de prensa emitido este viernes por S&P, estas calificaciones toman en consideración tanto los riesgos para la estabilidad presupuestaria y financiera vinculados con la caída de los precios del petróleo y la pandemia de COVID-19, como la estabilidad de los indicadores económicos y presupuestarios.

S&P, que en lo que va de año ha revisado a la baja en dos ocasiones su pronóstico sobre el precio promedio del barril de crudo Brent para 2020, calculado inicialmente en 60 dólares, volvió a modificarlo para dejar su precio promedio anual en 30 dólares.

Los analistas de la agencia consideran que en el segundo trimestre el mercado global del petróleo, principal producto de exportación de Rusia, sufrirá un gran desequilibrio entre la oferta y la demanda debido a la guerra de precios con Arabia Saudí y la propagación del coronavirus.

"En estos momentos la economía mundial choca con la propagación de la pandemia de la enfermedad infecciosa COVID-19 provocada por el nuevo coronavirus, y pronosticamos que este año habrá recesión global", señala el comunicado de S&P.

La agencia admite que los rápidos cambios en el ámbito exterior, la falta de claridad en cuanto a las consecuencias negativas de la COVID-19 para la economía rusa, así como en relación a las medidas de respuesta de las autoridades del país, "dificultan la elaboración de un pronóstico".

"No obstante, consideramos que Rusia logrará mitigar estos impactos", subraya la nota, que destaca la solidez crediticia del país, cuya deuda exterior total es menos de la mitad de la que tenía en 2014, cuando se produjo la anterior caída de los precios del petróleo.

Además, la agencia considera que el Gobierno ruso considera que tiene bastante espacio de maniobra debido a que en 2017 adoptó un sistema presupuestario que se basa en un precio del barril de crudo de 40 dólares.

Con ese precio promedio anual, según las autoridades rusas, el presupuesto federal presentaría un déficit moderado, del orden del 0,4-0,5 % del producto interior bruto (PIB).

Según los cálculos de S&P, en 2020 el PIB de Rusia disminuirá el 0,8 % debido al debilitamiento de la demanda exterior y a la caída de las inversiones.

"En 2021 el crecimiento económico probablemente se recuperará y será del 3,8 %. Este pronóstico refleja nuestras actuales estimaciones de una significativa recuperación de los ritmos de crecimiento de la economía mundial y una subida de los precios de petróleo", añade la agencia.

Para los expertos de S&P, uno de los factores que explican la limitada predictibilidad de las decisiones en el ámbito de la política económica es elevado nivel de centralización del sistema institucional de Rusia.

"En contra de nuestras anteriores expectativas, la reforma constitucional propuesta en enero por el presidente de Rusia, Vladímir Putin, y aprobada el 11 de marzo de 2020 por el Parlamento del país, supone continuar la concentración del poder en manos del presidente", añade el comunicado.

Según S&P, la falta de debate y la rapidez con que fueron aprobadas las modificaciones constitucionales "permiten suponer que el sistema de equilibrios y contrapesos en Rusia sigue siendo débil y, a igual que antes, será uno de los factores limitadores de las calificaciones soberanas".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2022
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD