27-03-2020 / 16:52 h EFE

El Gobierno griego anunció este viernes un paquete de medidas adicionales para contener el riesgo de propagación del coronavirus en los campos de refugiados de las islas del Egeo, mientras sigue sin pronunciarse ante las peticiones europeas de evacuar a los solicitantes de asilo.

El Gobierno dictó hoy varias medidas que restringen aún más la libertad de movimiento de los solicitantes de asilo, como que aquellos que hayan visto su petición de protección internacional aceptada no podrán salir de los campos hasta el 31 de mayo.

Además, se instalarán cajeros automáticos en los campos, donde viven en instalaciones superpobladas unas 40.000 personas, para que los solicitantes de asilo puedan retirar su ayuda mensual.

No se precisa cuánto tardarán en instalarse los cajeros, lo que en la práctica significa que las ayudas financieras a los solicitantes de asilo están suspendidas.

Entre las acciones impulsadas por el Gobierno del conservador Kyriakos Mitsotakis se encuentra la construcción, con ayuda del Ejército, de 12 zonas de reconocimiento médico en los campos de refugiados en las islas de Lesbos, Quíos y Samos, a los que seguirán dos en Kos y dos en Leros.

Además, se habilitarán lugares especiales para pasar la cuarentena en caso de que se produzca algún contagio y, para evitar exposiciones al virus innecesarias, el Gobierno establecerá puntos de venta dentro de los campos, donde los refugiados tendrán acceso a productos de primera necesidad a través de proveedores locales.

Aunque estas medidas están alineadas con el confinamiento obligatorio que vive el país desde el lunes pasado, algunas de ellas chocan frontalmente con las peticiones de ONG y varios eurodiputados, al restringir aún más la libertad de movimiento de los migrantes en los centros de acogida.

Más de 20 organizaciones humanitarias y de derechos humanos, como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, han pedido al Gobierno griego que actúe para "garantizar las necesidades sanitarias de los solicitantes de asilo", además de poner énfasis en que cualquier restricción de los derechos de los migrantes por motivos de salud pública o de emergencia nacional debe hacerse "de acuerdo con la ley, proporcionadamente y sin discriminación".

"Restringir a miles de mujeres, hombres y niños en campos gravemente superpoblados, donde las condiciones de vida son inaceptables, hace imposible aislar a personas expuestas al COVID-19 o acatar las medidas mínimas de prevención y protección, incluso lavarse las manos", denunció Eva Cossé, investigadora para Grecia de Human Rights Watch.

La evacuación de urgencia del contingente de estas personas, especialmente aquellas consideradas población de riesgo, es su principal petición.

El lunes pasado, la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior del Parlamento Europeo instó al Ejecutivo griego a acometer una evacuación "preventiva y urgente" de los campos para la población de riesgo, mediante una petición al comisario europeo de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic.

Según los últimos datos ofrecidos por las autoridades sanitarias, en Grecia hay 892 afectados por el coronavirus, mientras que el número de fallecidos asciende a 27.

Desde el pasado lunes, el Gobierno ha establecido el confinamiento total en cuanto a movimientos no justificados, después de casi una semana de cuarentena voluntaria.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD