30-03-2020 / 16:21 h EFE

La Unió de Llauradors i Ramaders ha denunciado que muchas explotaciones ganaderas que no comercializan por el canal comercial organizado están registrando graves problemas y pérdidas por la crisis sanitaria pues mantienen una actividad mínima con gastos diarios por la alimentación de los animales pero no disponen de ingresos.

Se refiere al cierre de sus canales habituales de distribución o la prohibición de festejos taurinos en el caso del vacuno bravo, y señala que esas explotaciones no pueden acogerse a la prestación extraordinaria por cese de actividad para los afectados por la declaración del estado de alarma porque mantienen cierta actividad.

La Unió, para minorar el impacto económico sobre estas personas ganaderas, ha planteado a la Conselleria de Agricultura la paralización de las campañas actuales de saneamiento de forma general para los sectores vacuno, ovino y caprino como ya han hecho otras comunidades autónomas y que, por lo tanto, haya una prórroga de las calificaciones existentes.

Se tendrían que aplicar, según La Unió, excepciones como por ejemplo el saneamiento en caso de movimiento pecuario (vida, pastos, exportación) o recuperación de la calificación.

También pide que se autorice al sector vacuno bravo, que está obligado a hacer dos saneamientos anuales, a que los puedan hacer en este periodo de estado de alarma para cuando se levanten las medidas del Real Decreto 463/2020, con el fin de poder participar en los festejos taurinos y festivales que se puedan organizar.

Ha instado al Gobierno central que abra la intervención pública de carne de vacuno, ovino y caprino para frenar la bajada del precio, ya que en este momento no hay cotización en lonjas, una medida que debería parar la bajada de precios existente.

También en previsión en el caso de que los países árabes paralicen o no hagan exportaciones marítimas, lo que supondría otra bajada de precios y un excedente importante de carne, según explica en un comunicado.

La Unió reclama ayudas específicas para la compra de alimentación animal para aquellas explotaciones ganaderas afectadas por el cierre de sus canales de distribución o imposibilidad de llevar a cabo su actividad y continuar alimentando a su ganado, y propone destinar los recursos materiales, económicos y humanos de los laboratorios de sanidad animal a la Salud Pública para las analíticas de detección del COVID-19.

En la Comunitat Valenciana hay incertidumbre en explotaciones de vacas nodrizas acerca del engorde de los novillos por los bajos precios y porque las cámaras frigoríficas disponen de mucho canal congelado sin salida.

En cuanto al vacuno bravo, no hay ningún tipo de ingreso al estar prohibido los espectáculos taurinos; y en ovino y caprino de carne las explotaciones que tienen como destino el canal de la hostelería o comedores colectivos no tienen demanda.

El cordero más grande tiene salida para las grandes superficies, pero los consumidores están optando por carne ahora más económica, como el pollo, cerdo o pavo, y los grandes productores están congelando con venta a resultas.

Respecto al ovino y caprino de leche, la producción de leche se está destruyendo porque no hay salidas en queserías artesanales y resto de canales cortos de comercialización.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD