01-04-2020 / 10:01 h EFE

Los podólogos riojanos atenderán todas las urgencias podológicas siempre que puedan garantizar la seguridad de los pacientes y de los profesionales, aunque algunas clínicas del sector no podrán hacerlo al no cuentan con los equipos de protección individual (EPIs), ya que existe desabastecimiento.

El Colegio de Podólogos de La Rioja ha explicado este miércoles, en una nota, que se consideran urgencias podológicas los procesos infecciosos, manejo y cura de heridas en pacientes de riesgo, como diabéticos y oncológicos; y pacientes postquirúrgicos; así como el tratamiento de procesos inflamatorios y traumatismos agudos.

Esta decisión se la comunicaron ayer, martes, a la consejera de Salud, Sara Alba, ante la grave crisis sanitaria que atraviesa el país por la pandemia del coronavirus, tras ser confirmado como colectivo incluido en los servicios esenciales.

Estos tratamientos urgentes se llevarán a cabo en aquellas clínicas riojanas que puedan garantizar las medidas de protección necesarias y la no propagación o contagio del COVID-19.

Los podólogos, antes de prestar el servicio de urgencia, realizarán un triaje previo telefónico para filtrar las consultas y asegurarse que realmente se trata de una urgencia; y, además, se efectuará la anamnesis previa en búsqueda de posibles síntomas del coronavirus.

El Colegio de Podólogos ha pedido a sus 46 colegiados que atiendan únicamente aquellos tratamientos que, por su carácter urgente, no puedan ser pospuestos, dado que se trata de hacer prevalecer el bien común de reducir la movilidad de la población y evitar desplazamientos innecesarios.

También ha recomendado el cierre de aquellas clínicas que no puedan garantizar las medidas y exigencias para asegurar una asistencia sanitaria sin riesgos para el paciente o los profesionales.

Ese es el caso de los centros que no disponen de los EPIs necesarios, que son la mayoría, debido a la situación de desabastecimiento y a que muchos decidieron donarlos a la sanidad pública.

El Colegio se ha puesto en contacto con los proveedores habituales de EPIs, que han manifestado la imposibilidad de proporcionarlos.

En otras circunstancia, para poder mantener las clínicas abiertas y atender las urgencias, se requeriría a la Administración que facilitase los mecanismos para obtener estos equipos de protección, pero, a la vista de la situación en la que están los profesionales sanitarios en los hospitales, "arriesgando sus vidas, sería una inmoralidad y una falta de ética realizar esta petición", ha añadido.

Los podólogos, como profesionales sanitarios, asumen la responsabilidad de ser un servicio esencial para la sociedad, aunque han instado al Gobierno de La Rioja a que pida al central que regule la situación.

El Colegio ha pedido que las clínicas de podólogos que no pueden continuar con su actividad con garantías de seguridad para sus pacientes y profesionales puedan acogerse a los mismos beneficios económicos que el resto de empresas y profesionales obligados a cerrar por fuerza mayor.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2022
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD