01-04-2020 / 13:23 h EFE

El lateral internacional argentino del Abanca Ademar Federico Vieyra reconoció a Efe que tiene "asumida desde hace tiempo" su marcha del equipo leonés, que ayer comunicó que no ejecutaría la cláusula de renovación automática por una temporada más -que figuraba en su contrato- al igual que en el caso del internacional serbio Ivan Mosic.

"Manolo -Cadenas- ya me comentó que no iban a contar conmigo la próxima temporada y ya era algo a lo que me había hecho a la idea porque en realidad la fecha para la prórroga que figuraba en mi contrato expiraba el 15 de febrero", confirmó el lateral zurdo italo-argentino.

Vieyra valoró sus cinco años en el Ademar, el periodo más largo en un equipo en toda su carrera personal "donde hubo muchas cosas buenas para recordar".

El único temor que tiene el jugador argentino es que no pueda despedirse de la afición "desde la cancha, es algo doloroso, por eso ojalá pudiera retomarse la competición, aunque parece algo complicado".

Su última temporada en el Ademar estuvo marcada por la intervención quirúrgica sufrida en el mes de julio en su país al detectársele una arritmia cardíaca a finales de la pasada campaña, que le hizo tenerse que perder la primera parte del campeonato y tardar en adquirir el rimo necesario.

El internacional albiceleste prefiere "no echar la mirada atrás ni pensar que las cosas podrían haber sido diferentes a como fueron, porque lo que pasó ya pasó y al principio no se pensó que sería necesaria la intervención porque solo quedaban unos partidos para concluir la temporada y se siguieron las indicaciones médicas".

Esta circunstancia se unió al parón sufrido por la crisis sanitaria del coronavirus "que interrumpió la progresión cuando ya las sensaciones estaban siendo mejores y parecía que el final de temporada sería muy positivo para acercarse al mejor nivel".

De cara al futuro, la intención de Vieyra es la de continuar en el balonmano europeo, tras pasar por equipos como Torrevieja, Huesca, Ystres francés o el Ademar en el último lustro, "pero sin prisas ni precipitarse en la elección" y siempre con la prioridad del balonmano español "porque con 31 años otras experiencias arriesgadas en el extranjero hay que desterrarlas".

Su ilusión sigue siendo la de poder disputar los próximos Juegos Olímpicos en Tokio 2021, cuyo aplazamiento podría haberle beneficiado para adquirir la mejor forma, después de haberse perdido el torneo clasificatorio en Maringá (Brasil).

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Junio 2022
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD