01-04-2020 / 14:41 h EFE

Las innumerables urgencias que está provocando en diferentes campos de la sanidad la pandemia de la COVID-19 ha llevado a un equipo multidisciplinar de veterinarios, médicos e ingenieros al desarrollo en un tiempo récord de un respirador automático para reforzar la asistencia sanitaria en los hospitales.

La semana pasada la unión de fuerzas del veterinario Luis Alberto García, desde su clínica de animales en Ejea de los Caballeros (Zaragoza) y del ingeniero Jorge Cubeles, a los que se unió el anestesista Fernando Beltrán, permitió el desarrollo 'casero' de la primera unidad.

A su trabajo se unieron ingenieros del Grupo BSH Electrodomésticos, lo que ha permitido la construcción de otros cinco respiradores con la colaboración de la fábrica zaragozana.

Este proyecto nace de la iniciativa del Colegio Profesional de Veterinarios con el apoyo y colaboración del Colegio de Médicos de Zaragoza, CEPYME Aragón, el Rectorado de la Universidad de Zaragoza y el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa.

Las primeras pruebas del prototipo se hicieron con modelos de animales estandarizados que se superaron con "excelentes resultados", a la vez que ya se han realizado pruebas tanto de compatibilidad electromagnética como de resistencia al trabajo, según explica a EFE Luis Javier Yus, miembro del Colegio de Veterinarios.

Además, han tenido que elaborar un manual de uso que es una de las exigencias de la Agencia Española del Medicamento para autorizar su uso en personas como ensayo clínico, porque no está capacitado para homologarlo.

Así, en el momento que se autorice como ensayo clínico, lo único que será necesario será que los pacientes, o en su caso sus familiares, que no tengan opción a un respirador den su consentimiento firmado para usarlo en el tratamiento de su enfermedad.

Yus resalta la coordinación y colaboración que está existiendo entre todos los organismos implicados para superar toda la burocracia y poder sacar adelante este proyecto en un tiempo récord, porque ahora lo que no hay es tiempo "para esperar a través de los cauces normales".

Ante esas circunstancias, este lunes ya se consiguió hacer una primera valoración por el grupo de anestesistas y el servicio de electromedicina del Hospital Clínico.

De esta prueba, Yus resalta que los responsables del centro hospitalario se "maravillaron" de la respuesta que ofreció a lo que se demandaba para su funcionamiento y consideran que es "el proyecto más potente que se está desarrollando, junto al del Hospital Vall d'Hebron y Siemens en Barcelona".

Se trata de un prototipo que ofrece "una gran versatilidad y se aproxima a los estándares de respiradores homologados a la hora de intubar y desintubar a los pacientes", apunta Yus que se comentó durante la prueba en el centro hospitalario zaragozano.

Una de las principales virtudes de este proyecto, resalta Yus, es que "no se depende del extranjero para el aprovisionamiento de los diferentes materiales para poder llevar a cabo la construcción de los aparatos".

En estos momentos, una de las unidades de este prototipo se encuentra en el Instituto Tecnológico de Aragón (ITA), en donde se le está haciendo la última prueba de resistencia, en un pulmón artificial, para así cumplir con todos los parámetros que requiere la certificación de la Agencia Española del Medicamento, una certificación que podría estar resuelta a lo largo de esta semana.

En cuanto a su fabricación y volumen de producción, una vez se obtengan todos los permisos, desde el Grupo BSH Electrodomésticos España han trasladado al equipo que ha ideado el prototipo que podrían fabricar hasta 500 unidades al día.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2021
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD