07-04-2020 / 13:01 h EFE

El Departamento de Sanidad de Aragón ha alertado de un descenso de los ingresos y del retraso en los avisos por ictus o infarto, con el riesgo de complicaciones que conlleva, y recuerda que ambos sistemas de atención están funcionando en las mismas condiciones de excelencia que las previas a la pandemia de coronavirus.

En una nota de prensa, el Gobierno de Aragón informa de que se ha detectado que, por miedo a posibles contagios de COVID-19 en el ámbito hospitalario, las personas con síntomas leves están posponiendo una visita a urgencias que "puede ser crucial para su salud", ya que tratar a tiempo este tipo de patologías "influye directamente en las posibilidades de curación".

Se trata fundamentalmente de enfermedades cerebrovasculares y cardiovasculares, para las que existen programas específicos de respuesta (Código Ictus y Código Infarto).

Desde el inicio de la pandemia y de las medidas de restricción, el número de pacientes con ictus que han ingresado en los hospitales aragoneses ha disminuido de forma global un 32 % y un 37 % en el caso de los ictus isquémicos, lo que supone que un elevado número de pacientes "no puede optar a ningún tratamiento de reperfusión porque no ha acudido a un servicio de urgencias".

El número de pacientes con un cuadro transitorio cerebral (Accidente Isquémico Transitorio-AIT, es decir, que se detiene el flujo de sangre a una parte del cerebro por un breve período de tiempo) ha disminuido un 54 %, lo que Sanidad atribuye a que ante síntomas menores y autolimitados los pacientes no contactan, "con el riesgo que supone que un porcentaje de ellos puedan padecer posteriormente un ictus de mayor gravedad".

En el caso de los pacientes que presentan un infarto de miocardio también se ha registrado una drástica reducción en el número de ingresos y el número de pacientes tratados mediante angioplastia primaria ha caído un 42 %.

Los pacientes, advierte Sanidad, tardan más en avisar y reconocer los síntomas y están llegando con un mayor tiempo de evolución desde que se inician los primeros signos de enfermedad, "presentando muchos de ellos complicaciones que no se veían desde que se inició la implantación del código infarto".

Desde el Departamento de Sanidad se insiste en que las personas que tengan alguno de los síntomas de alarma deben llamar al teléfono del 061 o al 112 para valorar cada situación y actuar con la mayor celeridad posible.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD