11-04-2020 / 11:10 h EFE

Gonzlez

Santa Cruz de Tenerife, 10 abr (EFE) La crisis sanitaria del coronavirus ha puesto cara y cifras al sinhogarismo y nos pone de frente con la vulnerabilidad, asegura la coordinadora de Accin Social de Critas en Tenerife, rsula Peate, en una entrevista a Efe.

Pero hay muchos tipos de vulnerabilidad. Est la vulnerabilidad de las familias sin ingresos, la fragilidad de las personas sin hogar, la incertidumbre de las que se han quedado desempleadas, la angustia de las que sobrevivan gracias a la economa sumergida, y el desasosiego de las que empezaban a remontar y han vuelto, de un plumazo, a la casilla de partida, recuerda Peate.

En el caso de las personas en situacin de sin hogar, Critas estima que solo en Tenerife unas mil personas viven repartidas en quebradas, barrancos, casas abandonadas y cuevas.

A travs de la Unidad Mvil de Atencin en Calle (UMAC) la organizacin catlica atiende a 200 de esas personas con coberturas de alimentacin (incluidas comidas calientes), agua potable y kits de higiene tanto en el norte (Puerto de la Cruz), como en el sur de la isla (Granadilla, Arona y Adeje).

No obstante, su objetivo es seguir ampliando su rango de accin y atencin. Por este motivo han solicitado a la Subdelegacin del Gobierno que ponga a disposicin a la Unidad Militar de Emergencias (UME), para que los acompaen a esos asentamientos irregulares que ya tienen detectados.

En Puerto de la Cruz, adems de la entrega de productos, han habilitado, en coordinacin con el Ayuntamiento de la ciudad, las duchas del Lago Martinez para que estas personas puedan ir ducharse dos veces en semana. Antes del coronavirus lo hacan en las duchas de la playa, pero ahora estn cerradas, explica la coordinadora.

Desde hace ms de 20 aos, Critas Tenerife gestiona seis recursos alojativos. Todos ellos han sido fortalecidos a raz del coronavirus, sobre todo a nivel de personal, y uno de los centros, que solo daba cobertura nocturna (cena, bao y cama) ha pasado a ser 24 horas, de forma que garanticemos el confinamiento dictado por el Gobierno, aclara Peate.

Para hacer frente al coronavirus, la organizacin catlica ha tenido que reestructurarse a nivel interno y tcnico, aunque gracias a su extensa red de voluntariado las Critas parroquiales siguen abiertas y dando respuesta a quienes ms lo necesitan.

Esa es la grandeza del ser humano en estos momentos. Cuando sabe que hay otras personas que lo estn pasando mal y da un paso adelante para seguir ayudando, afirma Peate.

En este sentido, la coordinadora reconoce que aunque el personal de Critas de mayor edad ya no puede estar en primera lnea, pues forman parte del colectivo de riesgo, continan colaborando desde sus casas en otras tareas igual de importantes, como la confeccin de mascarillas y la preparacin de comidas calientes.

Incide, adems, en que aunque los gastos estn siendo mayores, muchas personas y algunas empresas se han volcado y estn aportando, desde donaciones econmicas hasta donaciones en especie. Cada uno ayuda desde donde puede y como puede, pero todo junto nos est ayudando a seguir caminando, remata.

Adems de los seis centros alojativos estables, Critas tambin ha puesto en marcha tres recursos alojativos temporales de emergencia. Dos en la isla de La Palma y uno en Puerto de La Cruz, donde atienden a 18 personas.

Hay que tener en cuenta que la mayora de las personas sin hogar tienen una mayor prevalencia de enfermedades graves o crnicas, adems de peor salud a nivel general, lo que las hace ms vulnerables. Ms an con edades avanzadas.

Hoy por hoy, los recursos alojativos de Critas en Tenerife atienden a grupos de personas de ms de sesenta y cinco, setenta e incluso ochenta aos.Y ninguna persona mayor de 65 aos se merece estar en un recurso alojativo para personas en situacin de sin hogar. Tienen que tener acceso a otro tipo de recursos, como los sanitarios, denuncia Peate.

La coordinadora seala, adems, que estn notando un aumento claro de las solicitudes de ayuda para la cobertura de necesidades bsicas. Por eso estamos preocupados, no solo por el ahora, sino por lo que pasar maana, y por cules sern las respuestas institucionales y gubernamentales.

Vamos a abrir las puertas de los pabellones y los espacios alojativos y vamos a poner a estas personas otra vez en la calle?, O se van a tomar medidas reales que garanticen el derecho a una vivienda digna?, cuestiona Peate.

Por todo ello, Critas ha solicitado a la subdelegacin del Gobierno la celebracin de Mesas de Emergencia con la presencia de los tres niveles de Administracin pblica (local, autonmica y estatal), para que se concreten los pasos a dar cuando acabe toda esta situacin.

Asimismo, reclaman al Gobierno la puesta marcha de una renta bsica para las familias ms vulnerables, de forma que puedan hacer una vida lo ms normalizada posible y no tengan que vivir ni de la caridad ni de las ayudas sociales.

Desde la organizacin aseguran que los gobiernos debern afrontar el impacto derivado de esta crisis desde un enfoque de derechos. El derecho a una vivienda, el derecho a unos ingresos mnimos, el derecho a estar empadronado y el derecho a una sanidad universal.

No podemos perder la perspectiva de que el enfoque debe ser el de derechos fundamentales, porque solo as dignificamos la vida de las personas, sentencia rsula Peate.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo ms tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD