14-04-2020 / 18:40 h EFE

Vecinos de un edificio de Barcelona ocupado por familias vulnerables han denunciado a la propiedad por coacciones por intentar desalojarlos de forma irregular este martes, en plena pandemia de coronavirus, tras cambiar la cerradura del portal y permanecer en la entrada durante varias horas.

La denuncia, presentada por vecinos del edificio ante los Mossos d'Esquadra, se suma a las diligencias informativas que la propia policía catalana ha abierto a raíz de los hechos y que ha remitido al juzgado para que lo investigue, según fuentes policiales.

Susanna Naranjo, una de las vecinas del bloque, situado en el barrio barcelonés de Sants, ha explicado a EFE que sobre las 12.15 horas de hoy trabajadores de seguridad de la empresa City Lock, en nombre de la propiedad del edificio, han cambiado sin previo aviso la cerradura del portal y, posteriormente, han subido piso por piso animando a los vecinos a abandonar las viviendas.

Ante esta circunstancia, y dado que no todos los habitantes se encontraban en sus domicilios en ese momento, los vecinos presentes han dicho que solo negociarían de forma colectiva con la propiedad.

Los trabajadores de City Lock han permanecido en la entrada del edificio durante varias horas hasta que han abandonado el lugar pocos minutos antes de las 17.00 horas, momento en el que varias entidades habían convocado una rueda de prensa para denunciar lo ocurrido.

Vecinos del inmueble han presentado una denuncia contra la propiedad, Dinder Trade S.L., por un delito de coacciones y por incumplir las medidas previstas en el decreto del estado de alarma para proteger el derecho a la vivienda.

Naranjo ha indicado que el bloque se ocupó una semana antes del 8 de marzo y que en él viven diez "núcleos familiares", entre ellos cuatro menores de edad de menos de diez años.

Al tener conocimiento esta mañana de la presencia de miembros de City Lock a las puertas del inmueble, los Mossos d'Esquadra han identificado a los operarios que estaban llevando a cabo el cambio de cerradura de la puerta de entrada del edificio y han abierto diligencias informativas que remitirán al juzgado, junto a un atestado con lo sucedido.

Los operarios, por su parte, han manifestado a la policía catalana que su propósito era entrar en el interior del edificio para comprobar el estado en que se encontraban las zonas comunes y cuántos eran los pisos ocupados para poder comunicárselo al juzgado, de cara a iniciar un procedimiento para un eventual desahucio.

Los agentes han informado a la propiedad del inmueble de que tiene la obligación de facilitar llaves de la nueva cerradura a todos los ocupantes del edificio, dado que caso contrario podría ser acusada de un delito de coacciones, y han comprobado que se han entregado a dos de los vecinos, según la policía catalana.

Además, han comunicado a los inquilinos del inmueble que pueden presentar una denuncia contra la propiedad y reclamar las llaves del portal en caso de que no se les hayan facilitado.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2022
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD