16-04-2020 / 10:51 h EFE

Dolors Trujillo es delegada técnica y de partidos de la Federación Española de Hockey (RFEH) y trabajadora del instituto tecnológico Leitat, uno de los centros que estos días se ha volcado en la lucha contra la COVID-19 con el desarrollo y producción de respiradores mecánicos de impresión 3D.

Desde su domicilio, ya que de los 300 trabajadores del centro apenas 15 siguen a acudiendo allí a diario, Dolors Trujillo relató a EFE la intensa actividad que se mantiene estas semanas en su lugar de trabajo, con trasiego constante de médicos e ingenieros.

Especialmente desde el acuerdo entre los consorcios de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) y Sanitario de Terrassa, junto al hospital Parc Taulí de Sabadell y varias empresas para crear entre 50 y 100 unidades de estos respiradores al día.

"Cuando empezó todo a mediados de marzo vino un médico para hablar con un ingeniero y hacer el diseño para poder producirlos en 3D, porque sabían que en pocos días iría a más. La fabricación es en la Zona Franca, lo que llamamos la incubadora, donde están las máquinas de 3D".

Dolors recordó que la elaboración del diseño se hizo entre un fin de semana y el lunes y martes siguiente, aunque hasta que la Agencia Española del Medicamento no lo ha homologado la semana pasada no se ha podido empezar a utilizar.

"La siguiente fase es el ensayo clínico en diez pacientes de distintos hospitales, el Taulí de Sabadell, el consorcio sanitario de Terrassa, el hospital general de Granollers, el Vall d'Hebron y el hospital del Mar", señaló.

Con la esperanza de que este avance sirva para combatir a la COVID-19, Dolors Trujillo sale a diario a las 20.00 horas al patio de su casa para aplaudir el esfuerzo de los trabajadores sanitarios especialmente.

"Se te pone la piel de gallina, los médicos y las enfermeras lo están dando todo. Mi vecina es enfermera, trabaja doce horas diarias. Siempre lo han dado, pero hasta ahora no nos hemos dado cuenta. Tenemos unos médicos y unas enfermeras actualmente en la Seguridad Social que son excelentes. No han estado valorados como tenían que estar, ellos salvan vidas", afirma.

Y mientras habitualmente ejerce su trabajo de recepcionista en el instituto Leitat, creado en 1906 sin ánimo de lucro para gestionar tecnologías para crear o transferir el valor social, medioambiental, económico, industrial y sostenible", también dedica tiempo a ser delegada técnica y de partidos de la Federación de Hockey.

Un deporte en el que fue jugadora y en el que asegura que "los equipos tienen competencia, pero fuera del campo todos son amigos".

"El hockey es la familia. Xavi Adell fue mi entrenador yo jugué con Celia Corres, campeona olímpica en Barcelona'92, mi hermana Inma jugó en división de honor. Mi hijo es árbitro y mi hija juega en el Egara en Segunda. Ojalá podamos acabar la liga aunque se tengan que jugar los partidos por la mañana a las 9 y luego a las 7", confía.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2022
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD