16-04-2020 / 12:12 h EFE

Un hombre que reconoció en el juicio haber agredido a su madre, a la que, además, tiró su teléfono móvil a la calle para que no avisara a la policía, ha sido condenado a cuarenta días de trabajos comunitarios por un delito leve de lesiones y malos tratos en el ámbito familiar y al pago de 60 euros de multa por un delito leve de daños.

El pacto de conformidad alcanzado por la fiscalía y la defensa del acusado incluye así mismo una prohibición de comunicación y de acercamiento a menos de 500 metros del lugar donde en cada momento pueda estar la madre.

Señala el relato de hechos probados que el denunciado, C.T., natural de Rumanía, agredió y amenazó a su progenitora en la vivienda que comparten en Murcia junto con la pareja de aquel y una niña de corta edad, cuando recriminó a los padres que estuvieran fumando en presencia de la menor.

Fue entonces cuando se produjo el maltrato, que fue acompañado de la acción del acusado de arrojar por la ventana el teléfono móvil de la denunciante, que los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) encontraron al llegar al lugar.

En su denuncia, la madre manifestó a los policías que el acusado está diagnosticado de esquizofrenia y que lo único que quería es se le sometiera a tratamiento en un centro psiquiátrico.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2022
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD