16-04-2020 / 19:21 h EFE

La consejera de Cultura y Deporte, Rebeca Esnaola, ha reconocido que “la vuelta a la normalidad es todavía una gran incertidumbre en el cuándo y el cómo” y ha puesto de manifiesto que “la cultura y el deporte han sido dos de los ámbitos que de manera más intensa han sufrido el impacto de la crisis del COVID”.

La consejera ha indicado en rueda de prensa que su preocupación en estos días ha sido que las medidas urgentes que tomase el Gobierno en materia laboral, fiscal o tributaria “recogieran mayoritariamente la casuística” de ambos sectores, y de cara la futuro “habrá que valorar si algunas de estas medidas habrán de ampliarse o no en el tiempo”.

Con esta idea, ha comentado, ayer el Ejecutivo aprobó las ayudas para los autónomos, unos 900 entre artistas y deportistas, para los que se prevén “hasta dos millones de euros en ayudas directas”.

Según ha indicado, están analizando los recursos disponibles “para responder mejor a las necesidades y demandas actuales” y estudiando con Hacienda “la posibilidad de implantación de otras medidas en función de cómo de vaya produciendo la desescalada”.

Esnaola ha anunciado también que pretenden realizar acciones de reactivación del sector con campañas de fomento de la cultura, planes específicos en los equipamientos culturales “para dar garantías y seguridad al público”, la revitalización de la Ley de Mecenazgo y acciones que incentiven la demanda, como la creación de bonos culturales.

Además su departamento diseña junto a la Fundación Baluarte y Navarra de Infraestructuras de Cultura, Deporte y Ocio (NICDO) “nuevas fórmulas y estrategias que permitan mayor presencia de los profesionales y entidades navarros en estos espacios y dentro de sus ciclos y festivales”, tanto los específicos como en su programación habitual

Se modificarán igualmente las convocatorias de ayudas “para asegurarnos de que se adaptan mejor la realidad actual” teniendo más en cuenta los procesos de generación, creación y preproducción de proyectos, en lugar de otras fases como la exhibición, “ante las dificultades e incertidumbres de si va a ser posible llevarlas a cabo o la saturación de agendas”, ha indicado.

“Consideramos fundamental la colaboración y creación de alianzas que nos ayuden a gestionar esta crisis”, ha asegurado, por los que su departamento trabaja junto con la Federación de Municipios y Concejos en recomendaciones para atender al tejido cultural.

Así mismo, ha comentao, están en contacto con otros organismos para establecer convenios de colaboración, como el acuerdo con Aragón “para la promoción del patrimonio y el intercambio de acciones culturales entre otras comunidades autónomas”.

Esnaola ha indicado que mantendrán en el periodo estival los programas culturales propios y readaptarán si fuese necesario la programación, cambiarán los formatos para garantizar las medidas higiénicas y sociales o modificarán las fechas de programas como Cultur, que comenzará en julio y se extenderá hasta septiembre.

Aunque ha reconocido que no dispone de datos exactos, la consejera ha asumido que son muchos los eventos que han sufrido cancelaciones o suspensiones entre los meses de marzo y abril y “resulta lógico pensar que estos serán aún más en mayo y junio”.

En concreto, entre marzo y abril en Baluarte, el Circuito de Navarra y el Navarra Arena se han producido 94 cancelaciones y aplazamientos con un impacto directo para la empresa pública de casi 1,3 millones de euros, aunque parte se podría recuperar con la celebración en otra fecha de 57 eventos.

La cancelación en rodajes en la Comunidad Foral ha supuesto por otra parte una pérdida estimada de unos 700.000 euros para el sector audiovisual.

Además, las asociaciones profesionales de las artes escénicas de Navarra (NAPAE) calculan que en estos dos meses se han visto afectadas unas 154 funciones con impacto de unos 174.000 euros, mientras que la asociación Aescena ha contabilizado afecciones en 34 actuaciones y 17 proyectos con una pérdida de 90.000 euros.

El Teatro Gayarre y los Civivox de Pamplona registran alrededor de 40 actuaciones afectadas de teatro, danza y música, 230 cursos artísticos y 6 conciertos, a los que se suman talleres, proyecciones y conferencias, así como el Festival de Música Sacra, con un programa de unos 10 conciertos.

“Es importante que en estas semanas vayamos tomando el pulso al sector para comprobar" que las acciones decididas "están siendo efectivas y accesibles”, ha apuntado la consejera, que ha explicado que con esta finalidad ha mantenido una comunicación “intensa y fluida” con representantes del ámbito cultural en casi una veintena de reuniones.

La misma línea se ha seguido en el ámbito deportivo, a través del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN) con las federaciones deportivas y los clubes más representativos de la comunidad, “para conocer sus preocupaciones y medidas para los próximos meses”, una dinámica que espera mantener de manera periódica.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD