17-04-2020 / 10:50 h EFE

El silencio en las ciudades debido al confinamiento ha ocasionado que volvamos a escuchar los trinos de las aves que habitualmente estn cerca y cuyo sonido suele quedar apagado por el ruido de los coches: solo con prestar atencin desde la ventana, podemos descubrir entre 30 y 40 especies distintas.

"Parece que hay ms aves en la ciudad, pero lo que pasa es que ahora las podemos escuchar al haberse reducido el trfico rodado y el ruido ambiental", explica a EFE el ornitlogo Jess Garca Gans, miembro de la Sociedad Valenciana de Ornitologa y de un grupo local de SEO Birdlife.

Garca Gans advierte adems de que, desde hace unos aos, las aves "tienen que cantar ms fuerte" en las ciudades para poder "escucharse entre ellas" debido al ruido ambiental, si bien desde que comenz el confinamiento "vuelven a cantar en su tono normal" gracias a que los seres humanos han reducido su "jolgorio".

La paloma brava, la trtola turca, la cotorra de Guayaquil, el avin comn o el gorrin comn son algunas de las especies que ms se pueden ver y escuchar en la ciudad de Valncia, as como el mirlo comn o el estornino negro.

El ornitlogo seala asimismo que hay especies que habitualmente se quedan en las copas ms altas de los rboles o en sitios ms escondidos que ahora "se mueven ms" y son ms visibles en estos momentos, en que se presta una mayor atencin a lo que ocurre al otro lado de las ventanas.

El confinamiento ha dado lugar tambin a organizar "maratones ornitolgicas cooperativas y confinadas" para observar las aves durante una o dos horas desde las terrazas y balcones de casa, que han permitido por ejemplo detectar en Valncia 528 aves de 68 especies por parte de 35 observadores en una de esas jornadas.

"La gente se aburre en casa, mira por la ventana y ve las aves, a las que antes no prestaba atencin, lo que ha dado lugar a una especie de red de observacin a nivel casi mundial", destaca el ornitlogo, quien resalta que ahora hay "un montn de ojos pendientes" de ellas.

Segn seala, tambin coinciden estas fechas con la poca de migracin prenupcial, de forma que estn cruzando las ciudades las aves que estaban en frica y se dirigen ahora a sus "cuarteles de cra", como cigeas, abejarrucos o esptulas, que al no haber gente en las calles "van ms tranquilas de un sitio a otro".

Adems, estn llegando especies como los vencejos comunes o los vencejos plidos, que tienen las alas en forma casi de hoz, vuelan continuamente y solo se posan en poca de reproduccin, y cuando vuelan en grupo "arman un ruido que es tpico de las primaveras y los veranos" en la pennsula.

Garca Gans explica que hay gente a la que "le llama la atencin, o incluso gente a la que le molesta" or a las cuatro o las cinco de la maana a los mirlos, que se posan en las antenas o en las copas de los rboles "a cantar, a marcar territorio".

Tambin estn llegando las golondrinas, que estn haciendo nidos en Campanar, y se empiezan a escuchar los primeros ruiseores o se estn avistando alcaravanes en la huerta de Benicalap o de Burjassot.

"Es una forma de distraerse, de que la gente que est metida en casa observe la naturaleza ms cercana", indica el ornitlogo, quien precisa que durante la reciente luna llena pudieron observarse bandas de garzas y martinetes cruzando la ciudad a la luz del astro.

Alerta de que cuando vuelva la actividad diaria a la normalidad y las personas vuelvan a salir a la calle, las aves, que han "estado tranquilas" durante ms de un mes y han "perdido el miedo a la gente, volvern a tener que cambiar sus condiciones de movimiento".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo ms tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD