17-04-2020 / 15:41 h EFE

La ONU pidió hoy que se tenga "compasión" por los rohinyás que huyen de la persecución en Birmania, después de que un barco dentro del cual murieron más de 30 náufragos y que pasó dos meses a la deriva fuese rechazado por Malasia, que acaba de hacer lo mismo con una segunda embarcación similar.

Dentro del primer barco se encontró a 400 rohinyás (una minoría de confesión musulmana que Birmania desprecia y no considera como sus ciudadanos) desnutridos, deshidratados y que necesitaban atención médica urgente, entre ellos numerosas mujeres y niños.

"Cualesquiera que sean los esfuerzos para combatir el tráfico de personas, este debe ser un momento de compasión hacia aquellos que necesitan asistencia y protección urgente", dijo en una videoconferencia de prensa el portavoz de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, Rupert Colville.

El barco fue rescatado en última instancia por la Marina de Bangladesh, un país muy pobre pero que a pesar de eso ha recibido a cerca de un millón de refugiados rohinyás en los últimos años.

Colville reveló que se tiene constancia de que la situación de esa minoría, que se concentra en el estado de Rakáin (Birmania), ha vuelto a agravarse y que está siendo víctima de la reanudación de los enfrentamientos entre el Ejército birmano y la guerrilla del Ejército de Arakán.

Según los reportes que ha recibido la ONU, no solo los rohinyás están sufriendo de esa situación, sino también otras minorías étnicas, como los chin, mro, daignet y rakáin, entre otras.

"El Ejército birmano efectúa bombardeos aéreos casi diarios y ataques contra áreas pobladas, lo que ha causado al menos 32 muertos y 71 heridos desde el pasado 23 de marzo", señaló Colville.

La interrupción total del acceso a internet desde junio de 2019 en varias localidades de los estados de Rakáin y Chin hace todavía más difícil saber lo que sucede en esos lugares, así como la manera en que se está afrontando la pandemia.

Birmania ha desoído así el llamamiento de la ONU en favor de un cese el fuego en todos los conflictos en el mundo para que los esfuerzos internacionales puedan concentrarse en la lucha contra el coronavirus.

Justamente ha sido el COVID-19 la excusa que Malasia ha dado para no recibir a los refugiados, señalando que podían ser portadores del virus, aunque su política de rechazar embarcaciones de rohinyás no es nueva, sino que ha sido una constante en los últimos años.

Frente a ese argumento, Colville sostuvo que "hay maneras relativamente fáciles de responder a esa preocupación", poniéndolos en cuarentena durante los 14 días que se recomienda.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2022
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD